«Todos tenemos momentos Haddock y momentos Tornasol»
Rey, rodeado de objetos del mundo creado por Hergé - miguel muñiz
cómic

«Todos tenemos momentos Haddock y momentos Tornasol»

Con Spielberg, Tintín acaba de conquistar la pantalla grande. El rey del cómic francobelga, ese muchacho con tupé rubio acompañado de un perrito fox terrier se pasea nuevamente por todo el mundo. Y desde Santiago de Compostela, el tintinófilo Pedro Rey le sigue la pista, informando a miles de seguidores desde su blog especializado

por pachu m. torres
Actualizado:

Desde el estreno del film de animación «Las aventuras de Tintín», el héroe de Hergé está viviendo un nuevo boom de interés. Este icono intergeneracional del mundo del cómic que nació en 1929 ha sido traducido a más de 58 idiomas, vendido más de 200 millones de ejemplares de sus tebeos y se ha convertido en un referente narrativo y gráfico.

Su protagonista, ese adolescente con tupé, conoció hace 30 años a Pedro Rey, que quedó fascinado con aquella iniciática obra «Tintín en el país del oro negro», regalo de sus padres a la vuelta de unas vacaciones. Desde entonces, este gallego no ha dejado de seguirle el rastro al reportero. Hoy en día es un referente en el mundo de Tintín, prepara un libro que prefiere mantener en secreto y compagina su trabajo en la USC con su blog, www.pedrorey.com, el más visitado en lengua española sobre el universo de Tintín. «Por lo que tengo entendido -comenta a ABC- sí lo es. De hecho, es el más antiguo (empezó hace 3 años y medio) y poco a poco se fue convirtiendo en una referencia. No es que sea precisamente un mundo extenso el de Tintín como para que haya noticias todos los días, así que intento ir recopilando novedades tanto de libros y rumores como información sobre merchandising y conferencias».

¿Se considera usted tintinólogo o tintinófilo?

No me considero un estudioso de Tintín. Sé y he leído mucho sobre él, pero no llego a los niveles de estudiar los aspectos más minuciosos de las obras o de la vida de Hergé (su creador), así que por ahora diremos que tintinófilo.

Un referente como usted, ¿qué opina sobre la película que acaba de estrenarse en los cines?

A mí me ha gustado mucho, pero no perdamos la perspectiva: es una película de aventuras para todos los públicos y como tal hay que valorarla. El universo de Tintín, la esencia de la obra de Hergé, está muy bien captada. Se respeta el espíritu de los personajes, son soberbios, sobre todo Haddock que me parece brillante. Sin embargo hay dos secuencias de la película que borraría: las típicas de las que se suele abusar mucho cuando se hace una peli en 3D. De todas maneras, me parece una película buenísima que tengo ganas de volver a ver.

¿Su historia favorita es...?

«La isla negra». Aunque no aparezcan el capitán Haddock, la Castafiore o Tornasol, es una historia muy agradable de leer: tiene aventuras clásicas, casi infantiles en ocasiones, que hacen que lo considere un cuento. Aunque con mayor perspectiva, hay obras que de pequeño no acababas de entender, como por ejemplo «Las joyas de la Castafiore», una aventura que transcurre en el castillo de Moulinsart y hay poca acción, poco movimiento, pero el autor denota un gran control del tiempo... Son aventuras diferentes y entre esas dos está mi preferida.

¿Y su personaje?

Depende del estado de ánimo: todos tenemos momentos Haddock, momentos Tornasol... Probablemente Tintín es el más especial, pero todos están muy bien en general, no puedo elegir a ninguno en concreto.

Sin embargo hay mucha gente que opina que son mejores los personajes secundarios que el propio Tintín, un personaje más plano que por ejemplo el capitán Haddock, Milú o los hermanos Hernández y Fernández...

Sí, lo que pasa es que los secundarios sirven de contrapunto a Tintín, ese personaje casi idílico que representa al bueno por antonomasia. En cambio Haddock, por ejemplo, tiene ese punto de borrachín irascible, se hace gracioso... Milú también tiene sus momentos (de hecho antes de la aparición del capitán era el contrapunto del protagonista), Tornasol, la Castafiore, Hernández y Fernández... están todos muy bien logrados pero no creo que sean mejores que Tintín.

Tintín seduce a todos los que se acercan a sus aventuras y crea un magnetismo especial con sus lectores. ¿Hay alguna asociación dedicada a este clásico de los cómics?

Sí, y de hecho pertenezco a ella: «Mil Rayos», la única asociación tintinófila de habla hispana de la cual soy vocal. Ya hemos celebrado dos encuentros y se ha constituido oficialmente este año. Sin ir más lejos, el 12 de diciembre iré a una mesa redonda con Arturo Pérez Reverte y Álex de la Iglesia.

Tengo entendido que todo lo que rodea al mundo de Tintín está fuertemente controlado por Moulinsart...

Exacto. Hay un control exhaustivo. No solo con la asociación, sino sobre todo a nivel de ventas. Tienen muy claro quién es su público objetivo: gente de mediana edad con alto poder adquisitivo y se aprovechan de eso: escasas tiradas a un alto precio.