El Sergas pretende un ahorro de 135 millones en ocho años

El plan de eficiencia energética se aplicará en cinco grandes hospitales

SANTIAGO Actualizado:

El Servicio Gallego de Salud prevé conseguir un ahorro de más de 135 millones de euros entre 2012 y 2019, posible por la primera fase de su Plan Integral de Eficiencia Energética (PIEE). La conselleira del ramo en San Caetano presentó ayer este programa junto al responsable de Economía e Industria, Javier Guerra. La presencia de éste último obedece a que será el Instituto Energético de Galicia el que ofrezca apoyo técnico, económico y divulgativo a Sanidad para así desarrollar esta iniciativa.

Farjas destacó que esta es la primera vez que se pone en marcha en un servicio de salud en España una iniciativa de estas características. «Esto hace a Galicia pionera, una vez más, en la adopción de medidas responsables y necesarias para garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario público», matizó. El PIEE, señaló la representante autonómica, permitirá mantener la misma calidad en los servicios optimizando recursos económicos y protegiendo el medio ambiente. El plan será apoyado por el Inega, según un convenio recientemente firmado entre la Consellería de Sanidad y la de Economía e Industria. En este sentido, Javier Guerra destacó la importancia de una actuación conjunta que permite «potenciar la colaboración entre los organismos administrativos», desarrollando políticas de ahorro y eficiencia energética comunes que «aprovechan las sinergias».

Así, Guerra destacó el apoyo económico prestado al Sergas para el desarrollo de este Plan Integral de Eficiencia Energética, con una inversión de 2,76 millones de euros. Además, subrayó el «apoyo técnico para la realización de auditorías y diagnosis energéticas, en la elaboración de los pliegos de contratación de los proyectos, y en la realización de un programa de seguimiento de resultados». Y todo ello, puntualizó, sin olvidar el apoyo divulgativo para dar a conocer «a los usuarios y responsables de los centros sanitarios» las medidas que fomentan el uso racional de la energía.

Estas actuaciones se encuadran, de este modo, en el Plan de Ahorro y Eficiencia de la Energética en la Administración Pública de Galicia puesto en marcha por la Consellería de Economía e Industria. Un proyecto que, como recordó el conselleiro, persigue tanto «coordinar las actuaciones de los distintos organismos públicos» en materia de ahorro energético como realizar un programa de auditorías y proyectos y un seguimiento de los ahorros energéticos conseguidos.

Según explicó Pilar Farjas, actualmente los hospitales de la red pública sanitaria gallega suponen la mitad del consumo energético de la Xunta, lo que se traduce en un gasto anual de más de 30 millones de euros. En este sentido, señaló que debido a las constantes subidas de las tarifas energéticas desde el año 2004, este coste ascendió más de un 150% —si bien el consumo subió algo más de un 34%—, una situación que calificó de «insostenible». En lo referente al incremento de consumo de los centros hospitalarios, éste se debe —puntualizó— a factores como el incremento de la tecnificación de la medicina, tanto en la parte diagnóstica como en la quirúrgica; a las crecientes demandas de mayor confort térmico y ventilación, a nuevos requisitos normativos y a las demandas de los usuarios y profesionales; y a las altas exigencias de fiabilidad, disponibilidad y seguridad de estas instalaciones.

Para frenar esta doble escalada, dijo la conselleira, es para lo que se desarrolló el Plan Integral de Eficiencia Energética, que comenzó con una fase previa, ya finalizada, que consistió en evaluar la situación de partida. Ahora, su primera fase abarcará los centros del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago, el Complejo Hospitalario Universitario de La Coruña, el Complejo Hospitalario Arquitecto Marcide-Novoa Santos, el Hospital Universitario Lucus Augusti y el Complejo Hospitalario Universitario de Vigo

«Sólo con esta primera fase permitirá un ahorro de más de 6 millones de euros en 2012», indicó Farjas Abadía, señalando que éste crecerá cada año, ya que el PIEE permitirá afrontar los costes energéticos cada vez mayores —debido al aumento de las tarifas—, al tiempo que se contiene el consumo energético. Así, explicó, si se mantuviera el gasto actual hasta 2019, éste conseguiría los 306 millones de euros, mientras que la aplicación del PIEE permitirá reducirlo hasta 171 millones de euros, es decir, con un ahorro del 44%.

En una segunda fase se incluirán otros complejos hospitalarios, como los de Pontevedra y el futuro centro de Vigo. En este sentido, la conselleira señaló que los nuevos hospitales contarán con la máxima calificación energética, clase «A», y certificaciones ambientales y de sostenibilidad como LEED. Por último, la tercera fase abarcará los hospitales comarcales, los centros de salud y los edificios de la Consellería de Sanidad. El desarrollo del Plan rematará en 2013.