PROYECTO GLOBAL

Santiago destina 5.000 euros a la lucha contra la falsificación

SANTIAGO Actualizado:

El Ayuntamiento de Santiago de Compostela y la empresa especializada en sistemas de identificación de máxima seguridad DNET han puesto en marcha un proyecto piloto pionero para la lucha contra la falsificación que permite garantizar la originalidad de los productos al aproximar un teléfono móvil con tecnología NFC, así como facilitar su recuperación. Lo han presentado en rueda de prensa este jueves, víspera del Día Mundial contra la Falsificación, la concejala de Economía y Comercio, Reyes Leis, y el director general de DNET, Manuel Montes, quienes han detallado que a esta iniciativa, el Consistorio compostelano destinará un total de 5.000 euros. En concreto, el Ayuntamiento y la empresa distribuirán 5.000 chips Tagtum entre diversos fabricantes compostelanos para convertir la Capital gallega en la primera ciudad en el mundo que desarrollar un proyecto global contra la falsificación, y promoverá el uso de esta tecnología entre los asistentes a congresos que se celebren en la ciudad, cuyos equipajes dotará de chips para evitar su extravío.

«Santiago es una ciudad en la que no hay problemas con la venta de productos falsificados», ha indicado la concejala antes de asegurar que, pese a ello, el Consistorio colabora en el proyecto al entender que la falsificación es un problema global por lo que ser pioneros en esta temática puede situar a la ciudad como referencia Además, ha apuntado que, de este modo, la Administración local apoya a una empresa gallega que hace una apuesta importante por el desarrollo de la tecnología innovadora.

Según ha indicado el director general de DNET, normalmente se asocia las falsificaciones a productos de lujo y glamour pero que, en realidad, suponen «un cáncer que afecta a toda la economía moderna» y que, a su juicio, «sólo se puede combatir con una iniciativa de carácter global». En este sentido, ha asegurado que anualmente, en España, las falsificaciones de productos mueven un volumen de 50.000 millones euros, y ha especificado que los principales sectores afectados por este delito son los relacionados con los productos textiles, juguetes, cosméticos o pequeños electrodomésticos. Además, ha recordado que el volumen de incautaciones realizadas en España en el año 2011 por parte de las fuerzas armadas de Seguridad del Estado asciende a casi 700 millones de euros, lo que, ha apuntado, «supone un incremento del 50 por ciento respecto del año 2010».