La Sanidad sube la tensión en O Hórreo

Farjas proclama que en España la asistencia «no es universal», entre duras críticas de PSdeG y BNG

SANTIAGO Actualizado:

«Por mucho que se repita lo contrario, la asistencia sanitaria en España no es universal». Con estas palabras la conselleira de Sanidad, Pilar Farjas, levantaba la ira de la oposición en O Hórreo. La titular sanitaria pretendía cuestionar que siga siendo el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) quien autoriza las coberturas, tal y como estipula el Gobierno central, algo que, a su juicio, es «incomprensible». Dicho esto recalcó que es la Seguridad Social la que reconoce «la asistencia sanitaria y no los servicios autonómicos de salud, además de subrayar que el «nivel de paro actual ha provocado la pérdida del derecho de muchas personas por haber agotado la prestación de desempleo», extremo que ha obligado a las autonomías a «hacer lo posible por solventar la situación».

A pesar de aportar argumentos de peso que respaldaban su afirmación, no logró convencer a la bancada de la oposición que lanzaron críticas a discreción sobre la figura de la responsable de la Sanidad gallega. Los portavoces de PSOE y BNG, Modesto Pose y Ana Luisa Bouza, respectivamente no entendieron, no quisieron entender, los matices a los que se refirió Farjas en su alocución; y la polémica estaba servida en el hemiciclo.

Convencido de que la «confusión» sobre el derecho a la sanidad sólo se genera si se contemplan «normas preconstitucionales», el representante socialista preguntó a la conselleira «cómo puede realizar una afirmación de este tipo», llegando a ironizar sobre el hecho de que «le vaya en el ADN», en clara referencia a que forma parte de un Gobierno del PP. «La sanidad es un derecho universal del ciudadano y, sino, pida informes a sus asesores jurídicos», le espetó, al tiempo que matizó que «nunca hasta el momento se le puso problemas a nadie para ser atendido en el sistema público, con independencia de su situación personal».

Coincidente en el discurso, Ana Luisa Bouza consideró evidente que el Servicio Gallego de Salud «desactivó tarjetas a desempleados de larga duración sin prestaciones y que posteriormente, por presión política, las volvió a reactivar». Por ello, pidió a la Xunta que garantice que «ningún problema burocrático afecte a un derecho» que, remarcó, en contra de lo dicho por Farjas, «sí es universal».

En todo caso, la conselleira lanzó un mensaje inequívoco de «tranquilidad», reafirmándose en que Galicia «presta asistencia a todos los pacientes cumpliendo con la legalidad», al tiempo que insistió en que evita por todos los medios «la descobertura de los parados de larga duración».