El PSOE de Vigo declara la guerra abierta a «Pachi»

Exigen al secretario de los socialistas gallegos explicaciones sobre los resultados del 20-N, mientras Silva sigue sin aclarar si renunciará a uno de sus dos cargos

E. P. RODRÍGUEZ-SOMOZA
VIGO Actualizado:

Nuevo órdago del PSOE vigués a la dirección regional del PSdeG, en concreto a su secretario general Manuel «Pachi» Vázquez. Se rumoreaba que la rueda de prensa convocada por la organización del partido a nivel local pudiera anunciar la renuncia de la teniente de alcalde y concejala de Urbanismo en el Ayuntamiento de Vigo, Carmela Silva, quien ya ha recogido su acta como diputada, a uno de sus cargos, cumpliendo así la máxima del partido marcada desde O Pino.

No fue así. A este enfrentamiento aún abierto por el incumplimiento de la premisa «una persona, un cargo», promovida por el propio líder de los socialistas gallegos, tema sobre el que sigue sin pronunciarse la número 2 del equipo de Caballero, se unía ayer un nuevo frente. El PSOE vigués declara ahora una guerra directa contra Pachi al que cuestionan que se haya postulado para la reelección. Lo hacía el propio secretario de la agrupación olívica quien exigió explicaciones al secretario general por los malos resultados de las elecciones generales.

Ángel Rivas hizo hincapié en que el partido se colocó 25 puntos por debajo del PP, mientras que la diferencia a nivel nacional fue de 16, y en Vigo de 10, unas cifras que, a su juicio, invitan como mínimo a la «reflexión». Cauto en sus palabras, la lectura entre líneas es muy diferente, máxime dados los precedentes en la relación del ala de Caballero con la dirección regional.

Así, evitó concretar si los socialistas de la ciudad olívica responsabilizan directamente a «Pachi» de esos resultados, si bien arrancó su comparecencia justificándola tras «las declaraciones publicadas sobre la presentación del secretario general a la reelección». «Excusatio non petita, accusatio manifesta». «Queremos una explicación y una reflexión», aseveró para, a renglón seguido, exigir que «se tomen decisiones al respecto».

Tampoco quiso mojarse Rivas sobre la conveniencia de que el líder de los socialistas gallegos presente o no su dimisión o de si, como sector crítico, van a pedir la celebración de primarias en Galicia. El que calla, otorga. Su huida ante las preguntas de los periodistas, dando por terminada su intervención a pesar de la insistencia de la prensa en continuar, así lo dejaba entrever.

Por su parte, el ministro en funciones de Justicia, Francisco Caamaño, preguntado por la posibilidad de liderar una candidatura alternativa a «Pachi», manifestó estar «solo preocupado y ocupado» por su puesto en el Congreso, si bien abogó por una «renovación de ideas y gestión».