Psicología de la personalidad

El Colegio Oficial de Psicología de Galicia (Copg) mostró el funcionamiento de una prueba de evaluación del carácter

SANTIAGO Actualizado:

El test es el más empleado en la práctica clínica. El Colegio Oficial de Psicología de Galicia celebró un curso sobre la evaluación de la personalidad. El coordinador del curso fue Ignacio Dopico González, miembro de la Sección de Psicología Clínica del Colegio gallego. Fue este especialista quien explicó que el foro se centró en la personalidad patológica, a través de una herramienta de evaluación denominada MMPI-2. «Se trata de la revisión del instrumento de medición más extendido en la práctica clínica diaria entre profesionales de la psicología en particular, y de la salud mental en general», aclaró en la capital gallega.

Es, de hecho, uno de los mecanismos más importantes y empleados que existen en la actualidad para evaluar la presencia de alteraciones psicopatológicas de la personalidad en el ámbito clínico, así como otro tipo de trastornos. Es el caso de los trastornos afectivos, de ansiedad, psicóticos, de identidad, somatomorfos (dolor y síntomas físicos que siente una persona y que se relacionan con factores de tipo psicológico), demencia e incluso episodios de dependencia de algún tipo sustancias.

La primera versión de esta herramienta data de los años cuarenta. Con el paso del tiempo y a raíz de la evolución de las diferentes investigaciones practicadas en este campo, se fueron introduciendo mejoras tales como nuevos elementos para evaluar áreas de la personalidad que antes no se tenían en cuenta, así como indicadores de validez más completos. Los baremos actuales se basan en una amplia esfera representativa de la población española, en concreto de pacientes que forman parte de las muestras clínicas. La prueba aporta, según los expertos, una gran riqueza de información sobre la estructura de la personalidad y sus posibles trastornos.

Permite, asimismo, la obtención de un perfil del individuo estudiado, posibilitando además otra serie de análisis que pueden resultar de gran interés. Dopico comentó que esta herramienta clínica explora aspectos que pueden indicar una psicopatología en la personalidad del individuo. «Se centran en los síntomas y en las alteraciones psicopatológicas del paciente, sin tener tanto en cuenta su interacción social o su génesis», subrayó. Y añadió que «este tipo de instrumentos representan un apoyo importante para la práctica clínica diaria. Ningún test puede abarcar la complejidad de una persona ni hacer un diagnóstico por sí solo, pero puede ser de mucha ayuda para aclarar las dudas que se le presentan a los profesionales», puntualizó con todo detalle.

El test se basa fundamentalmente en un cuestionario muy amplio, compuesto por más de 500 preguntas, con un formato de respuesta de verdadero o falso. Está diseñado para su aplicación en adultos y el tiempo de administración estimado se sitúa entre una y dos horas para la mayoría de los casos, que se incrementa en pacientes con psicopatología severa. Durante el curso, dirigido a profesionales y estudiantes de Psicología, se analizaron con esta herramienta una serie de casos derivados de la práctica clínica y se ahondó en sus utilidades.

La responsable de impartirlo fue la psicóloga clínica experta en el campo de las personalidades normal y anormal María José Veiga Candán, de la Unidad de Salud Mental del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo. Lleva años desarrollando su actividad en el Hospital Psiquiátrico Rebullón, situado en Mos.