Príncipe, caza de brujas a la gallega

Ayer expiró el plazo concedido al ex alcalde de Vigo para defenderse del expediente abierto contra él. No pudo hacerlo, la sede del PSOE está cerrada

ANA MARTÍNEZ
SANTIAGO Actualizado:

El histórico socialista Carlos Alberto González Príncipe se siente víctima de una persecución masiva desde que el pasado 17 de agosto recibiese, mediante burofax, el acuerdo de iniciación de un expediente disciplinario contra su persona, proceso abierto por la comisión ejecutiva de la agrupación municipal. Tenía cinco días para defenderse, pero este tiempo transcurrió sin que pudiese hacerlo. La sede, a la que debía dirigirse, continúa cerrada. «Esto es un apaño, una caza de brujas», contó a ABC, al tiempo que confesó sentirse inmerso en una persecución de forma extremadamente sesgada. «Han hecho de todo, sin contarme los cargos, y ahora sin haberme escuchado», aseguró.

El documento oficial en el que la dirección viguesa pide a la ejecutiva federal del PSOE que suspenda de militancia al ex alcalde toma como base el supuesto incumplimiento por parte de éste del artículo 41 del Reglamento de Afiliados. En el escrito, achacan al otrora senador una «falta muy grave» por razones como «hacer públicos a través de la prensa escrita, radio y televisión, así como de páginas web, opiniones, ideas y comentarios opuestos a la línea política del partido»; «falta de solidaridad manifestada públicamente en contra de las decisiones y actitudes adoptadas por los órganos competentes»; «menoscabar la imagen de los cargos públicos e instituciones socialistas»; y «actuar contra acuerdos expresamente adoptados por órganos de dirección» de esta formación política.

Ayer, este veterano afiliado recurrió a la misma fórmula que usaron con él, un burofax. Con esta comunicación fehaciente con valor probatorio dejó constancia de que el local socialista seguía clausurado. Él mismo acudió allí y lo comprobó, igual que hace unos días había hecho su notario. En el escrito acreditativo elaborado, recordó que todavía no ha sido notificado, tal y como regula el artículo 55 del reglamento de afiliados, de las causas del expediente. «No se me informa de en qué medio, qué día y qué contenido concreto se me reprocha», apuntó. Por ello, opinó que se está impidiendo su legítimo derecho a la defensa y vulnerando, conscientemente, su derecho a conocer los hechos concretos de los que está acusado. «¿Cuándo, cómo y dónde? Si no conozco las circunstancias concretas, no me puedo defender y se demuestra que estamos ante un procedimiento sumarísimo, más propio de un estado de excepción que de la aplicación justa de nuestros estatutos y reglamentos democráticos», puntualizó.

También alegó que en el escrito de notificación se mezclan «conscientemente» dos procedimientos (el previsto en el artículo 54 y el 55), por lo que entiende que todo debería volver al inicio, aparte de que espera que se conteste a la recusación que hizo para el cambio de la instructora y el secretario, «recurso que todavía no se ha resuelto», apuntó. Asimismo, demandó el certificado del grupo parlamentario socialista en el Parlamento de Galicia para acreditar que desde enero de 1990 hasta mayo de 1991 formó parte de ese grupo parlamentario y actuó como portavoz en la comisión de industria, «no teniendo ninguna indisciplina de voto». Son numerosos los comprobantes que solicita al respecto: certificación del grupo socialista parlamentario en el Senado para acreditar que desde marzo de 1996 a marzo de 2004 actuó como portavoz en temas de pesca y miembro de la comisión de presupuestos votando siempre de acuerdo con la disciplina del grupo parlamentario, certificación de las actas del comité federal desde 1991 a 2004 para acreditar su presencia y participación en el máximo órgano entre congresos, certificación de la comisión ejecutiva nacional gallega de los distintos períodos en que formó parte de la misma, certificación del comité electoral federal de su participación destacada en la campaña de referéndum de la OTAN, certificación por la Secretaría de Organización federal de su presencia junto con otros 50 militantes más de Vigo en las concentraciones de solidaridad con Barrionuevo y Vera ante la prisión de Guadalajara... «Es un proceso tedioso, ya lo avisé», dijo.