Más de 300 personas rinden homenaje a «los héroes del Orzán» en La Coruña

C. PICHEL
LA CORUÑA Actualizado:

1

Los tres agentes fallecidos el pasado 27 de enero en la playa del Orzán al intentar rescatar a un joven eslovaco del mar —Javier López, Rodrigo Maseda y José Antonio Villamor—, fueron homenajeados ayer ante la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía en Lonzas (La Coruña), en un acto en el que participaron más de 300 personas. Policías, bomberos y ciudadanos quisieron recordar a los agentes en un acto en el que se colocó un atril con tres gorras de policías nacionales, acompañadas con otras tres rosas con sendas velas detrás.

Los asistentes, que también contaron con el apoyo de autoridades como el delegado del Gobierno, Samuel Juárez, o el jefe superior de Policía de Galicia, Jaime Iglesias, guardaron cinco minutos de riguroso silencio en recuerdo de las víctimas, que dieron una «lección de sacrificio y humanidad» en el Orzán, señalaba una compañera de los agentes, María, en su lectura del comunicado. «Su ejemplo perdurará en otros policías» y su actuación al intentar salvar la vida a Tomas Velicky —aun a sabiendas de la peligrosidad de las olas— se mantendrá «siempre viva» en el recuerdo, afirmó.

Por otro lado, los compañeros también han querido trasladar un «agradecimiento especial» a todos los servicios de emergencia que han colaborado en la recuperación de los cuerpos y a los agentes de la Policía Local y al joven Adrián Doce, que también participaron en el intento de rescate que acabó con las vidas de los otros tres policías y de Velicky, todavía desaparecido. A su vez, este agradecimiento también se trasladó a los propios vecinos coruñeses, de A Fonsagrada, Burela y Friol, a los que mostraron su más sincero pésame.

Además de en La Coruña, este homenaje se ha repetido frente a las comisarías de todas las provincias gallegas. De hecho, en Pontevedra, un centenar de personas conmemoraron, con cinco minutos de silencio, la heroicidad de los tres fallecidos. El acto, presidido por una mesa cubierta por la bandera de España en la que había tres gorras y tres cirios, culminó en aplausos.

Desde un coche patrulla se dio lectura a un comunicado en el que elogiaron el valor y el acto heroico de los tres agentes, que ya forman parte de la historia de Galicia.