El Parlamento recibirá «en breve» la ley que permitirá escoger médico
Farjas, durante su comparecencia en la comisión parlamentaria - X. C.
sanidad

El Parlamento recibirá «en breve» la ley que permitirá escoger médico

La norma posibilitará cambiar de centro, doctor y enfermero. Farjas defiende un presupuesto con 237,7 millones de inversión. La modificación del Gobierno es triunfo del catálogo, alega

SANTIAGO Actualizado:

La Xunta remitirá «en breve» al Parlamento gallego el anteproyecto de ley que permitirá a los ciudadanos la libre elección de centro, médico y enfermero, un compromiso recogido en la Estrategia 2014 de la Consellería de Sanidad y que ya funciona en otras regiones de España (en Madrid, desde el pasado mes de octubre).

Así lo anunciaba ayer la responsable del sistema público de sanidad de Galicia, Pilar Farjas, durante la presentación en comisión parlamentaria de las cuentas de su Consellería para el año que viene. Las mismas se elevarán a 3.530 millones de euros, de los que 237,5 millones se destinarán a inversiones (130 directamente vinculados a infraestructuras).

Acompañada de la secretaria xeral de la Consellería y la gerente del Sergas, Farjas avanzó que a pesar del nuevo bajón global en las cuentas de la Xunta «la contención del gasto nos permite hoy seguir avanzando en la modernización»: por ejemplo, la derivada del catálogo priorizado de medicamentos, que definió como uno de los mayores avances de los últimos tiempos en España y base real de la última reforma del Gobierno en materia de prescripción. También avanzaba la conselleira que el catálogo ahorró en octubre ocho millones de euros (84 entre enero y octubre, una reducción del 10,5%). A este respecto, el portavoz popular Miguel Santalices repasaba el nuevo sistema estatal: «Señor Pose, esto es el catálogo gallego, y esto es lo que hace ahora el Ministerio».

Cuatro de cada diez euros se destinarán a la sanidad, «a los que hay que añadir 90 millones comprometidos de inversiones extrapresupuestarias» (financiación público-privada) y otros 63 millones para proyectos de innovación con apoyo de la UE. «En definitiva, 136 millones más para la sanidad», comparaba Farjas.

El 44,5 de las cuentas irán destinadas al pago de personal, que se elevará en 176 plazas de acuerdo con la Oferta Pública de Empleo «que estamos iniciando y que responde al límite de la tasa de reposición marcada por el gobierno de España, con la que nunca estuvimos de acuerdo». Así lo resaltaba la conselleira con motivo de la amenaza de huelga esgrimida el pasado viernes por los sindicatos (para el próximo 16 de noviembre), que se quejan de que solo el 10% de las jubilaciones tendrán reemplazo. También se pondrán en marcha más de cincuenta listas de selección temporal en más de 40 categorías de personal sanitario, y un «nuevo sistema de selección para profesionales de corta vinculación».

Entre otras medidas, el Sergas establecerá en 2012 un nuevo protocolo de apoy a los profesionales que sufren violencia en el trabajo y elevará la partida de prevención de enfermedades como el sida, lo que «contrasta con las últimas reducciones del Gobierno central». Asimismo, reducirá «el número de pruebas innecesarias que no aportan valor» a los diagnósticos. Igualmente, se establecerá un sistema de registro informatizado de efectos adversos, con inclusión voluntaria del paciente, y un sistema de trazabilidad para minimizar los errores de medicación

Desde los grupos de la oposición, la portavoz Ana Luísa Bouza (BNG) reprochó a la conselleira que aumente el gasto corriente, mantenga a nueve capellanes a jornada completa en Ourense o incremente la concertación con los centros privados (2,7 millones más), extremo que la responsable de la Xunta negó. Por su parte, Modesto Pose (PSOE) reprochó a la Xunta su tercer presupuesto restrictivo consecutivo y dejó caer una alusión a «rumores de adjudicaciones informáticas». «Le iba a decir que creáramos una comisión para ver en qué gastamos tanto en equipos informáticos, ahora, que si son los mismos del año pasado...».

El popular Santalices hizo referencia durante su turno a la noticia publicada ayer por ABC sobre la sentencia, de 2010, que marcaba que no se vulneraron los derechos del presidente de un sindicato médico al que el Sergas le impidió tener carga de actividad extraordinaria (y cobrar horas extra, por tanto) debido a que no cubría la carga ordinaria exigida (al ocupar su jornada de mañana en su actividad sindical).

El popular echaba en cara las críticas de la oposición a las partidas de gasto para 2012, cuando «ahora nos enteramos porque sale en un periódico de sus peonadas descontroladas, donde están incluso inmersos delegados sindicales».