Feijóo aprovecha la remodelación para encarar la crisis con una reducción de consellerías

Elimina dos carteras y se queda con ocho al concentrar Medio Rural y Mar; y también Cultura y Educación

SANTIAGO Actualizado:

«Esto no es un mero cambio de titulares, sino austeridad». Alberto Núñez Feijóo compareció en San Caetano este martes para desvelar el secreto mejor guardado desde el sábado, cómo quedará estructurado su ejecutivo tras los nombramientos, —unos recientes y otros previsibles—, del equipo de Mariano Rajoy. El presidente de la Xunta comunicó que su gabinete se restringirá a ocho consellerías, un 40% menos respecto a la legislatura del bipartito del socialista Emilio Pérez Touriño. El suyo se convierte, así, en uno de los gobiernos más reducidos del país: Castilla-La Mancha, La Rioja, Extremadura y Baleares tienen siete divisiones, respectivamente; y con ocho están Madrid, Murcia, Cantabria, Canarias y Navarra.

En 2005, tras la aplastante victoria en las urnas, Feijóo ya había rebajado de 14 a 10 el número de carteras. «Ya entonces éramos el gobierno autonómico más reducido en la historia de la Comunidad, la reciente; y ahora pasaremos a tener un gobierno todavía más reducido», alegó, al eliminar dos consellerías y concentrar Medio Rural y Mar; y Cultura y Educación.

Elena Muñoz, interventora general, se hará cargo de Facenda tras la salida de Marta Fernández Currás, ahora secretaria de Estado de Presupuestos y Gastos. Rocío Mosquera, hasta la fecha gerente del Servicio Gallego de Salud (Sergas), reemplazará a Pilar Farjas (investida secretaria general de Sanidad) al frente del departamento sanitario. Jesús Vázquez Abad, actual responsable de Educación, se hará cargo también de Cultura, tras el inminente abandono de su titular, Roberto Varela.

Lo mismo ocurre con Rosa Quintana, encargada de Mar, que hoy tomará posesión como gestora de Medio Rural, por la marcha de Samuel Juárez. La Secretaría General del Turismo, que encabezaba Carmen Pardo, pasará a depender «directamente» del presidente. «Todas las instituciones relativas a este sector se van a unificar creando un único órgano, que dependerá de Presidencia para darle protagonismo por su enorme importancia en la economía», explicó el propio Feijóo.

Delegación del Gobierno

«Este será un gobierno austero en coste, reducido en número, pero más eficiente y eficaz. Es la primera y única remodelación, obligada por el pase de estas personas a otras responsabilidades administrativas y públicas. En el caso de Juárez y Varela, cuando el Consejo de Ministros adopte las decisiones oportunas», esgrimió el popular Núñez Feijóo, que no quiso anticipar sus destinos. «Cada cosa en su tiempo y lugar. Pero son designaciones que interesan a Galicia y a España, puestos de enorme responsabilidad que interesan desde el punto de vista social y económico», se limitó a decir. Añadió que no costó mucho convencerlos, «porque son destinos desde el punto de vista profesional y político muy atractivos». Juárez suena como delegado del Gobierno.

Más que un «desiderátum»

Sobre el alcance de la reestructuración (en un principio se pensó que afectaría a dos conselleiras), comentó que «lo decidí en tanto en cuanto la vicepresidenta y los ministros de España me comunicaron su interés por contar con miembros de este gobierno para otras tareas». «Con esta contención en el número de departamentos, somos uno de los gobiernos autonómicos más reducidos de todo el Estado; frente a las 13 consejerías de Andalucía, y las 11, 10 y 9 de otras comunidades autónomas», agregó.

«Queda demostrado nuestro compromiso con la austeridad y la eficiencia, esto nunca fue un simple desiderátumpolítico. Agradezco a todos estos conselleiros que diesen lo mejor de sí en el período más difícil de la historia autonómica. En muchas ocasiones, la remodelación es un revulsivo cuando se pierde la confianza, pero aquí es diferente. Tenemos a cuatro de nuestros compañeros en el escenario nacional», enfatizó, satisfecho.

«El ahorro se medirá a partir de ahora», puntualizó, aunque señaló que «el número (8 consellerías y rebaja del 40%) habla por sí sólo». Parafraseando a Soraya Sáenz de Santamaría, Feijóo aseguró que «la economía pasa por una situación excepcional y ello requiere de decisiones excepcionales que deben pasar por los gobiernos antes que por los ciudadanos».

«Seguiremos con el compromiso de ser útiles a la sociedad, y de no ser una carga. Respondiendo al apoyo recibido, seguiremos apostando por la austeridad y porque las personas que se hagan cargo no vengan a aprender, sino que lleguen aprendidos. Su tarea no será sencilla, como tampoco lo fue la de sus antecesores», avanzó.

¿Quién es quién?

Elena Muñoz, futura responsable de Facenda.Como su antecesora, Marta Fernández Currás, asciende desde su cargo como interventora general (de hecho, sustituyó en este puesto a la ex conselleira de Facenda). Es licenciada en Ciencias Económicas por la Universidad de Vigo, está especializada en Economía Pública. Pertenece al cuerpo superior de la Administración General (escala de finanzas).

Los puestos que ha desempeñado hasta la fecha son, todos ellos, de carácter muy específico: jefa del Servicio de Contabilidad de la intervención delegada de la Consellería de Pesca, jefa del Servicio de Control Financiero de Operaciones Corrientes, y subdirectora general de Control Financiero en la Intervención General de la Comunidad Autónoma (éste último cargo desde que Marta Fernández Currás fue nombrada por Feijóo para ponerse al mando de la cartera de Facenda en 2009, y ella la reemplazó). «Alberto Núñez Feijóo sabe perfectamente cuál es mi enfoque de la Consellería, pero él tendrá que decidir cómo debe continuar esto», manifestó la ex conselleira Fernández Currás al ser preguntada el pasado sábado por su relevo. El presidente de la Xunta tuvo en cuenta su opinión.

Rocío Mosquera, nueva conselleira de Sanidade.Nació en Gomesende en 1956. Responde a un perfil técnico, y cuenta con un amplio bagaje en responsabilidades de gestión sanitaria. Forma parte del denominado personal de confianza de su predecesora, Pilar Farjas (son íntimas), y del propio presidente de la Xunta, Núñez Feijóo. «Yo gestiono pacientes y no medias estadísticas», contó a ABC en una entrevista concedida como responsable del Servicio Gallego de Salud.

«Nosotros lo que tenemos que hacer desde los servicios de salud y los hospitales es intentar que los pacientes no esperen más que el tiempo adecuado de acuerdo a su patología, a la gravedad de su proceso. Por eso siempre insisto en que no gestionamos medias estadísticas. Lo complicado es gestionar la lista de espera, siempre para y por el paciente», añadió.

Jesús Vázquez Abad, titular de Educación y Cultura. Llegó al mundo en 1967 en Nuremberg (Alemania), se doctoró en Ciencias Económicas y fue decano de la Facultad de Ciencias Empresariales y Turismo de Ourense. A nivel político, fue portavoz del PP en Universidades y diputado de este partido en el Congreso. En las autonómicas, Feijóo lo eligió para ocuparse de la Consellería de Educación y Ordenación Universitaria.

Tomó decisiones de marcado calibre, en estos tres años de legislatura, como el decreto plurilingüe, el ajuste en el número total de profesores («baja la cifra en aras de la eficiencia, porque hay centros con una plantilla superior a la que les correspondería por el número de aulas») o la ampliación del horario lectivo de los docentes de Infantil y Primaria, de 21 a 25 horas, a fin de consolidar y hacer sostenible el sistema público. «Hay decisiones, muchas veces, muy difíciles de tomar», contó en un reportaje publicado por este periódico. Él sufrió continuos ataques de la Mesa por la Normalización del Gallego, el brazo lingüístico del BNG. En esta reestructuración del organigrama, sale reforzado como reconocimiento a su gestión.

Rosa Quintana, encargada de Mar y Medio Rural.Esta licenciada en Ciencias Biológicas por la Universidad de Santiago es de la quinta de 1959. Trabajó como funcionaria de la Consellería de Pesca, fue jefa de la sección de Inspección Pesquera, del servicio de Marisqueo, delegada territorial de Pesca en Vigo y directora general de Innovación y Desarrollo Pesquero. Participó en un sinfín de cursos relacionados con el mundo de la pesca, y publicó distintos trabajos. En 2007, acudió, como experta, a seminarios sobre legislación alimentaria en la Unión Europea.

Desde el gobierno de Feijóo, desempeña una ardua lucha contra el furtivismo. «Este es un problema de todos, que abarca el ámbito económico, social, el del entorno; es un fenómeno que provoca daños sobre el recurso, competencia desleal, y también, evidentemente, sobre los trabajadores que realizan su actividad de modo legal», indicó a ABC en una entrevista. Además, puso solución a viejas demandas que permanecían ancladas en el olvido. Cuenta con el beneplácito del sector, algo muy difícil en esta materia.

Reacciones

El portavoz del PP en el Parlamento, Pedro Puy, celebró esta reestructuración: «Es muy positiva y un paso más en la simplificación de la administración. Supone racionalizar y ganar eficiencia en el gasto», matizó. Añadió que está garantizado un buen clima de diálogo entre el Gobierno central y los autonómicos, «algo que echamos mucho de menos en la legislatura pasada», concluyó.

El viceportavoz del Grupo Parlamentario Socialista, José Luis Méndez Romeu, entendió que, en definitiva, «estamos ante un gobierno con un perfil muy bajo, que no aporta ninguna iniciativa o novedad que permita esperar un impulso de políticas y, en este sentido, se evidencia que el presidente Feijóo y su gobierno tienen ya agotado su programa y sólo están aguardando la oportunidad propicia para convocar las elecciones». De los salientes, dijo que «han pasado de ocupar cargos directivos a secundarios, y hasta desconocidos», adujo. A Mosquera, le recriminó su «nepotismo». El portavoz nacional del BNG, Guillerme Vázquez, se mostró convencido de que «la reestructuración es y será irrelevante».