vigo

Decepción en el puerto por un nuevo retraso en la Autopista del Mar

López-Chaves llama la atención sobre la falta de novedades a pesar de las garantías ofrecidas por José Blanco

vigo Actualizado:

La clase política, empresarial y social clama unánimemente contra el «ninguneo y la discriminación» a Vigo por parte de las autoridades españolas y europeas. Señalan directamente al Ministerio de Fomento como principal culpable de la situación que derivará de la exclusión de la ciudad no solo como puerto nodal de referencia, sino por su eliminación de la red ferroviaria de alta velocidad. A una, piden que se subsane el error, aunque en general muestran cierto escepticismo ante una hipotética corrección del borrador técnico de la Red Transeuropea de Transportes.

Sobre este tema volvía a reiterarse ayer el presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, Ignacio López-Chaves, quien llamaba la atención sobre la falta de novedades al respecto, a pesar de las garantías ofrecidas por el titular de la cartera, José Blanco. «Nos han pedido unas semanas de margen, pero por el momento seguimos sin noticias», aseguró, al tiempo que no ocultó su decepción por el resultado de la reunión de la comisión intergubernamental España-Francia celebrada el miércoles; tras constatarse que queda «sin desbloquear definitivamente» la Autopista del Mar entre la terminal viguesa y Nantes. En ella, únicamente se acordó perfilar conjuntamente la propuesta técnica para lograr el visto bueno de Bruselas.

Por otra parte, representantes del sector empresarial de la ciudad presentaron un informe sobre la situación y propuestas de futuro para el aeropuerto de Peinador —entre las que está la creación de un organismo provincial de promoción—. En su exposición achacaron la caída continuada en el número de pasajeros desde 2008, acentuada en el período 2010-2011, sin que haya «razones objetivas», al «inadecuado reparto de la inversión pública de AENA», reducción de plazas en vuelos regulares, precios no competitivos y «competencia desleal» de otros aeropuertos gallegos, que han recibido subvenciones superiores, en clara alusión al compostelano Lavacolla.