Los críticos de Vigo piden primarias abiertas ante el mutismo de Pachi Vázquez
Caballero y Rubalcaba señalan en direcciones opuestas, junto a Vázquez, en Vigo - MIGUEL MUÑIZ
congreso en el psoe

Los críticos de Vigo piden primarias abiertas ante el mutismo de Pachi Vázquez

Remiten una propuesta de modificación de los estatutos para que afiliados y simpatizantes puedan escoger a los candidatos a Xunta, Gobierno central y alcaldías de más de 50.000 habitantes. Mientras, el jefe de filas del PSdeG elude posicionarse a favor de Rubalcaba o Chacón

E. AMADO
SANTIAGO Actualizado:

De forma muy diferente a su jefe de filas en Galicia, el sector crítico del PSOE en Vigo ha aprovechado el proceso asambleario de cara al congreso que designará a un sucesor de José Luis Rodríguez Zapatero al frente del partido de la rosa para apostar por la apertura de un debate que alcance a los mismos estatutos de la formación. En un texto suscrito por un histórico como Carlos Príncipe, ex alcalde vigués, y dos miembros del comité Provincial de Pontevedra, María Riveiro y Emilio Casanova, los promotores de estas enmiendas a los estatutos piden limitar los mandatos de los secretarios generales y el establecimiento de sistemas más democráticos de designación interna, que incluyen la elección secreta de los secretarios o la obligación de convocar primarias para afiliados y simpatizantes inscritos en un registro específico de cara al nombramiento de los candidatos al Gobierno central, al de la Xunta, las alcaldías de las capitales de provincia, y las de todas las ciudades de más de 50.000 habitantes.

Y mientras en Vigo surgen propuestas de este calado, el secretario de los socialistas gallegos, Manuel Vázquez, se negaba ayer a postularse en una contienda interna entre «dos candidatos muy sólidos», Alfredo Pérez Rubalcaba y Carmen Chacón, en la que no descarta un tercer político que «pueda dar el salto».«Somos un partido que no tapamos nunca a nadie», señalaba Vázquez a Europa Press con motivo su participación en el Comité Federal del partido, que ayer debatía la ponencia marco que se estudiará en el decisivo congreso de Sevilla.

Vázquez no quiso secundar a otros responsables regionales del partido que sí se han decantado por uno u otro postulante (Patxi López, Barreda, López Garrido), o incluso de otro peso pesado del PSOE en Galicia, el ex ministro de Justicia y diputado Francisco Caamaño, que firmó un manifiesto que abanderó, de forma no explícita, la alternativa de Chacón. Porque para Vázquez, que por ahora no tiene rival de cara al cónclave regional que someterá su liderazgo al examen del partido, el de Sevilla se trata de un congreso «razonablemente tranquilo, respetuoso y donde cada día que pasa se están decantando más las posiciones».

Cambio de modelo

Vázquez defendió ayer en Sevilla que la ponencia que ayer se perfiló «por primera vez empieza a recoger un modelo distinto en su partido, un modelo de cambio para conectar con la sociedad», en el que hay que «dejar hablar a los militantes», respetar su voluntad y «sobre todo escuchar mucho» para volver a construir un discurso de alternativa política.

Es precisamente el establecimiento de un nuevo modelo lo que buscan los críticos de Vigo en su propuesta de nueve enmiendas a los Estatutos del Partido y otro documento, con dieciocho puntos, de cara a la propia ponencia marco del Congreso.

En su propuesta de cambio estatutario, el documento presentado desde Vigo pide que se establezcan límites a los mandatos de los secretarios de los partidos, a todos los niveles territoriales, y libre acceso al censo de los afiliados con los pagos de sus cuotas al día. Además, promueve la apertura a simpatizantes que así lo hayan solicitado y afronte una parte de los costes del proceso de las elecciones de designación de los candidatos a Gobierno central, Xunta, capitales de provincia y ciudades de más de 50.000 habitantes (ver arriba).

En la ponencia marco, introducen la defensa de la creación de un banco malo para desatascar el crédito; la creación de un banco público que agrupe a las cajas con participación del FROB y el ICO; la supresión de los fondos de pensiones de Congreso y Senado; la retribución por objetivos a los funcionarios y la «progresiva desaparición» de las diputaciones. También defienden igualar las prestaciones sanitarios , elevar la fiscalidad sobre las rentas del capital y prohibir la financiación pública de los partidos.