Códices bajo custodia

Ayer llegaron a la CdC los doce códices que protagonizarán la nueva muestra del Gaiás. Manos expertas los preparan

santiago Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Ayer llegaron a la CdC los doce códices que protagonizarán la nueva muestra del Gaiás. Manos expertas los preparan

El traslado de una docena de códices a las instalaciones del Museo de la Ciudad de la Cultura de Galicia ha puesto en jaque a técnicos, vigilantes, comisarios y hasta policías. Los valiosos documentos, llegados desde distintos puntos de la geografía gallega, formarán parte de una exposición que será inaugurada esta misma tarde y que se presenta bajo el título «Códices. Joyas de las catedrales gallegas en la Edad Media».

Fechados entre los siglos IX y XV, estos textos -entre los que se encuentra el famoso Calixtino- han sido sometidos a un proceso de restauración por parte de los especialistas del Archivo del Reino de Galicia antes de ser expuestos por primera vez al público. Durante su traslado, personal técnico se ocupó de que el viaje hasta la capital compostelana cumpliese con las condiciones de conservación y seguridad indicadas para las obras de este valor.

Las piezas cedidas por cinco archivos de las catedrales gallegas estarán, tras su llegada a la Ciudad de la Cultura, sometidas a un dispositivo de vigilancia permanente que incorpora «todos los protocolos de seguridad establecidos por las unidades especializadas de la Policía Nacional», apuntan los comisarios de la muestra, que permanecerá abierta al público hasta el prócimo 6 de enero.

Ya en el museo, los libros -entre los que se cuentan cesiones como el Libro XI de Bulas Papais, el Breviario de Miranda, el Tombo Pechado, el Misal Auriense o la Legenda Maior- se exhibirán cumpliendo todos los requisitos de temperatura, humedad y luminosidad precisos «para garantizar su perfecto estado» durante los tres meses que durará la muestra.

De un importante valor divulgativo, el objetivo de esta exposición -que tendrá carácter gratuito- es poner de relieve el rico patrimonio cultural y religioso que durante años fue custodiado en las Iglesias de la Comunidad gallega.