El Club Financiero receta la colaboración público-privada para la estación de Vigo

Urge actuaciones que garanticen un transporte de mercancías eficaz

VIGO Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La futura estación del AVE en Vigo se perfila como «un proyecto estratégico de futuro». Así debe ser en opinión del Círculo de Empresarios de Galicia, que apuesta por una infraestructura que combine el transporte ferroviario con la conexión interurbana, al tiempo que se constituya como «punto neurálgico del transporte urbano, con conexiones al campus universitario y al aeropuerto», entre otras. Estas son solo algunas de la ideas que esta asociación de empresarios ha remitido a la Secretaría de Estado de Planificación e Infraestructuras, tal y como se acordó en la última visita de la ministra de Fomento, Ana Pastor, a la ciudad.

En cuanto a la viabilidad del proyecto, el Círculo apuesta claramente por la financiación público-privada e incluso aboga por valorar la posibilidad de revisar el porcentaje de participación de las partes. En este extremo, vincula la falta de concurrencia al concurso al actual panorama económico y a las perspectivas negativas para el corto, y probablemente, medio plazo. En su opinión, el contexto económico está condicionando igualmente los estudios de mercado, exigiendo una «mayor perspectiva», máxime teniendo en cuenta que «la intermodalidad puede contribuir a conformar un nuevo modelo económico e introducir cambios importantes en los hábitos sociales».

El Círculo propone, además, aprovechar la ejecución del proyecto para mejorar los accesos a la estación. En concreto, alude a un acceso directo desde la avenida de García Barbón, a la altura de la calle de Serafín Avendaño, a través de escaleras mecánicas cubiertas o, incluso, mediante un ascensor directo a la estación.

El documento remitido al departamento estatal apunta al AVE, al Eje Atlántico y la conexión con Portugal como «irrenunciables», y hace hincapié en que la provincia de Pontevedra es la que acumula los mayores retrasos en materia ferroviaria. Así, recuerda la oposición de la sociedad empresarial al trazado Ourense-Santiago-La Coruña, «un error —apunta— que intentó ser paliado con el tramo por Cerdedo». «De haberse llevado a cabo el trazado en L, a buen seguro hoy en día esta infraestructura estaría funcionando en toda Galicia, como lo está Ourense, Santiago y La Coruña desde hace dos meses, y tendría una rentabilidad muy superior», señala. Del mismo modo, defiende que «Galicia no puede renunciar a una conexión ferroviaria de calidad con el Norte de Portugal, sin poner en riesgo el futuro de la Eurorregión».

Por último, urge la disponibilidad de un transporte ferroviario de mercancías «eficaz», como una exigencia indiscutible que impone la Autopista del Mar, para la que también reclama su inmediata puesta en marcha, «a la vista del éxodo de mercancías que optan ya por el puerto de Gijón».

En esta dirección, pone el acento en la inseguridad que genera actualmente este transporte y que ha provocado que, en el caso de Vigo, haya menguado hasta prácticamente desaparecer. Según indica el texto, la situación es generalizada en todos los puertos gallegos, por lo que propone «asegurar el Corredor Atlántico, dentro de la Red Central Transeuropea, tanto de cara a Europa como hacia el Mediterráneo, para reforzar al mismo tiempo el papel que los puertos gallegos deben reivindicar, dentro de la UE, como centro del Atlántico».