Cientos de personas salen a la calle contra la reforma del sistema financiero

Varios representantes del sector minero se unieron a la marcha para reivindicar «garantías de empleo»

SANTIAGO Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Cientos, de personas se manifestaban ayer por las calles de Santiago de Compostela —en un acto convocado por el Bloque Nacionalista Galego y por la central sindical CIG— «en defensa del ahorro gallego» y de una caja propia, tras aprobar el Gobierno central el decreto de reforma del sistema financiero. En la protesta, que arrancaba en la Alameda con dirección a la Plaza de la Quintana, bajo el lema «En defensa del ahorro, del empleo, del país», el portavoz nacional del BNG, Guillerme Vázquez, exigió al Gobierno central la rectificación de unas políticas económicas que acarrean «consecuencias inaceptables».

En la misma dirección, Vázquez apuntó que Galicia «tiene derecho a vivir y trabajar en esta tierra», una intervención en la que no faltaron sus críticas a las gestiones de la Xunta de Galicia, a la que recriminó el débil argumento de «falta de competencias» para escurrir su responsabilidad en la defensa de la supervivencia de la caja gallega. A su juicio, la Administración central debe «modificar a fondo las actuales políticas económicas, con el fin de que el ahorro gallego siga vinculado al desarrollo económico del país», una reflexión que hizo extensible al equipo de Alberto Núñez Feijóo. Y a pesar de que evitó entrar en especulaciones sobre el futuro inmediato de Novacaixagalicia, sí consideró que la delicada situación en la que se encuentra NCG está motivada por la «táctica errada» del Partido Socialista.

Por su parte, el secretario general de la CIG, Suso Seixo, cargó contra «el ataque más duro que ha sufrido la clase trabajadora en los últimos 40 años» ya que, a su juicio, «se invaden competencias de autogobierno con el decreto de reforma del sistema financiero». Seixo denunció «el intento de poner las cajas en manos del capital privado», y apuntó como «fundamental» tener una caja propia para el tejido productivo gallego. En su opinión, «es clave evitar cualquier política de bancarización de la entidad».

Junto a estos, en la marcha tuvieron una presencia significativa representantes del sector minero, quienes portaban una pancarta en la que se podía leer: «Non ao decreto do carbón», y coincidieron en señalar su rechazo a las compensaciones, en favor del empleo».

Encabezando la manifestación, junto a Guillerme Vázquez, se encontraba la plana mayor del BNG, con Francisco Jorquera, Ana Pontón, Teresa Táboas, Carlos Aymerich o Ana Luisa Bouza, entre otros. Tampoco faltaron los exconselleiros de Industria y Medio Rural con el bipartito, Fernando Blanco, y Alfredo Suárez Canal; así como los políticos nacionalistas Francisco Rodríguez y Camilo Nogueira, que compartieron la marcha reivindicativa con consignas varias del tipo «Muévete en defensa de la economía productiva y frente a la especulación», «Por una Galicia viva con futuro para la juventud» o «Queremos carga de trabajo para los astilleros».

«Ataque a Galicia»

Fue el economista Xavier Vence el encargado de leer en la Quintana el manifiesto de protesta, en el que censuró «la consumación de un nuevo ataque a Galicia» en relación con la reforma del sistema financiero, al tiempo que recriminó que este decreto ley «pone fin a los 169 años de existencia de las cajas de ahorro gallegas». Todo ello en un acto que finalizó con la versión íntegra del Himno gallego interpretado por dos gaiteros y dos tamborileros, y en el que se criticó la situación de «dejadez» de los sectores productivos gallegos, bajo el mensaje de que Novacaixagalicia afronta ahora uno de los futuros de mayor incertidumbre de la historia del ahorro en Galicia.