Caballero inicia un estudio para defender el Puerto de Vigo sin contar con sus gestores

España y Francia acuerdan acelerar la tramitación ante Bruselas de la Autopista del Mar

E. P. RODRÍGUEZ-SOMOZA
VIGO Actualizado:

El alcade de Vigo, Abel Caballero, sorprendía ayer con el anuncio de un estudio comparativo de los puertos españoles encargado a nivel municipal y sin contar con los gestores del puerto vigués. El objetivo, demostrar la hegemonía de éste sobre otras terminales incluidas como nodo central en la Red Transeuropea de Transportes, en clara alusión a la infraestructura herculina; que se adscribe como tal en detrimento de la de Vigo que aparece como complementaria.

Crítico con la exclusión de la ciudad de la primera línea del Corredor Atlántico, pese a ser el puerto por donde salen el 40 por ciento de las exportaciones de la Comunidad, volvió a eximir al Ministerio de Fomento de responsabilidad alguna, apuntando a Bruselas y al Gobierno de Portugal como principales culpables del trato «desigual» en el documento comunitario. En este último caso en relación a la omisión de la conexión por AVE entre Vigo y Santiago.

El informe con el que Caballero pretende convencer a las autoridades comunitarias de que «Vigo tiene que estar necesariamente en dicha red», tanto por el puerto como por la conexión con la Meseta a través de la alta velocidad, podría estar concluido dentro de un mes. En él, según apuntó, se hará hincapié en que «el criterio central para la definición de puertos de referencia y complementarios debe ser el valor añadido de las cargas que maneja», extremo en el que destaca la terminal olívica.

Y escéptico ante la posible subsanación del error que el martes comprometía el ministro de Fomento, José Blanco, en clara referencia a la inclusión de la urbe en el documento sujeto a correcciones técnicas, se mostraba nuevamente el presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, Ignacio López-Chaves, quien confirmaba ayer que sigue sin noticias positivas al respecto que, en todo caso, matizó «dependen de Bruselas». Preguntado sobre el estudio encargado por el Consistorio vigués, evitó la confrontación institucional y se limitó a explicar que los datos de los que habla Caballero son remitidos puntualmente por cada terminal a Puertos del Estado que, por lo tanto, «disponen de todas las cifras para hacer una valoración».

Sí se manifestaron ambos ante la Comisión bilateral entre Francia y España, celebrada en la tarde de ayer, en la que se acordó perfilar conjuntamente la propuesta técnica para lograr el visto bueno de Bruselas a la autopista del mar entre Vigo y Nantes. Al respecto, el alcalde de Vigo hizo hincapié en el «tiempo perdido» en su puesta en marcha. En su opinión, culpa de «un grave error» que atribuyó a la etapa de Corina Porro, cuestionando su adjudicación a Trasmediterránea —que no tenía la concesión de Citroën— en lugar de a la Compañía Hispano Francesa, que se la compró posteriormente.

Unas declaraciones que no cayeron en saco roto y que pronto corregían desde el Puerto de Vigo. A través de un comunicado, la Autoridad Portuaria matizaba que la adjudicación de la explotación a citada naviera fue fruto de un acuerdo internacional entre los gobiernos de España y Francia, aprobado el 28 de abril de 2009, siendo firmante el secretario de Estado del Ministerio de Fomento, Víctor Morlán.

Según explican desde la APV. el concurso fue convocado por la comisión de ambos países en abril de 2007 y las propuestas fueron presentadas en noviembre del mismo año, sin que el puerto olívico interviniese en la adjudicación, siendo competencia del Gobierno la firma del acuerdo internacional. El proyecto ofertado por Acciona Trasmediterránea fue posteriormente seleccionado en el concurso abierto por la comisión.