Blanco escapa a su futuro en el PSdeG

Blanco escapa a su futuro en el PSdeG

«No es momento para hablar de esto; estamos celebrando algo muy importante», dice a ABC el ministro

I. B. / F. C.
OURENSE / SANTIAGO Actualizado:

En su último gran acto como titular de Fomento, hoy en funciones, el ministro de Palas de Rei eludió significativamente concretar en qué medida afectará su televisivamente anunciada retirada de la «primera línea política» al proceso interno de elección del próximo líder del PSOE gallego, en el congreso del PSdeG del arranque de 2012; o al del siguiente candidato a la Xunta para las elecciones de 2013 (si no media adelanto).

«Este no es momento para hablar de esas cosas. Estamos celebrando algo muy importante y no voy a hablar de eso», respondía Blanco a ABC cuando se le preguntaba sobre la posibilidad de plantar cara a Manuel Vázquez en la puja por la secretaría general del PSdeG, para la que este último es todavía único aspirante público.

Inmerso en plena operación «Campeón», lo único que es seguro es que Blanco, por el que siguen apostando de cara a la pelea de las próximas autonómicas algunas facciones de poder dentro del PSdeG, muy críticas con la capacidad de Vázquez para amalgamar a todas las corrientes en una empresa común; a lo único que se aferra en la vida política es a su acta de diputado en el Congreso.

Blanco se permitió un único guiño en clave privada en el discurso que significó su despedida como responsable de la cartera de infraestructuras del Gobierno central, dedicando un «recuerdo» especial para los trabajadores ferroviarios, y en especial para su padre, que fue operario de maquinaria pesada.

Pero las aguas dentro del PSOE siguen muy lejos de estar encauzadas. Mientras faltan solo días para ver si Carmela Silva mete en la nevera la máxima de «Pachi» de «una persona, un cargo», el ex alcalde de Santiago, muy cercano a Blanco, pedía hace unos días celebrar primarias y desvincular la elección del líder del partido, que seguirá al Congreso Federal del PSOE programado para febrero, de la del candidato a la Xunta. Otros futuribles al frente de una nueva etapa, como el ministro de Justicia en funciones, Francisco Caamaño; o un mirlo blancocomo el presidente de la Diputación de Lugo, Gómez Besteiro, no terminan de dar un paso adelante.

A ello hay que sumar el conato de rebelión parlamentario que supuso la designación como senador del número dos de Vázquez, Pablo García, o el revuelo en La Coruña por el liderazgo en la agrupación local, con declaraciones cruzadas entre Barcón y Méndez Romeu.

Mientras, el diputado Lage Tuñas, que ya plantó cara al veterano Salvador Fernández Moreda en el congreso provincial coruñés, recupera el discurso de la renovación «Nuestro futuro no se puede construir mirando al pasado», dijo hace unos días a la prensa.