Los afines a Vázquez ya descartan una alternativa de peso en el congreso

Los críticos no ven en la derrota de Chacón un varapalo a sus aspiraciones en la reunión de marzo

E. AMADO
SANTIAGO Actualizado:

La victoria de Alfredo Pérez Rubalcaba de este fin de semana en Sevilla ha espantado fantasmas varios y servido de bálsamo en el sector oficialista o más afín a la actual cúpula del PSdeG, aquellos que respaldan la gestión de Manuel Vázquez al frente de la secretaría general del PSdeG y avalarán su continuidad al frente del partido en el congreso regional de marzo. Tanto que desde el entorno del actual líder del PSOE gallego dan por hecho que en el cónclave que se celebrará dentro de un mes Vázquez no tendrá que vérselas con ningún aspirante con peso suficiente como para frenar sus aspiraciones de continuismo.

El veterano Xosé Clemente López Orozco, alcalde de Lugo, calificaba ayer como un «espaldarazo» a los intereses del actual secretario general de los socialistas gallegos la derrota de Chacón, y con ella la de su principal valedor en Galicia, Francisco Caamaño, en el que diferentes sectores críticos del PSdeG habían visto al hombre capaz de poner en entredicho el liderazgo de Vázquez. Este se posicionó en el bando vencedor, mientras que la caída de Chacón desinfla las opciones de un Caamaño que jugó durante los últimos meses al despiste sobre su posible candidatura alternativa.

De hecho, personas cercanas a la actual dirección entienden que esta postura de Caamaño por no cerrar la puerta a nada se debía a su necesidad de contar con el apoyo de los sectores de descontentos en la reunión de Sevilla. «Muchos presuntos chaconistasestaban jugando en otra clave», la gallega, aducen.

Por ello, podría repetirse lo ocurrido en abril de 2009, cuando el congreso posterior a la caída del bipartito fue un paseo para la única candidatura: entonces, Vázquez relevó a Touriño con un 90,55% de los apoyos (412 votos a favor), mientras que 43 abstenciones secundaban la posición y la petición del vigués Gonzalo Caballero, que sin el aparato del partido ni un relieve mediático importante más allá de Vigo, se quedó a las puertas de lograr los avales suficientes para poder formalizar una candidatura alternativa al actual secretario general.

«Sigue habiendo gente tratando de confirmar una alternativa, pero tienen un problema, que no tienen candidato», prosiguen las mismas fuentes, que califican las informaciones sobre una posible candidatura encabezada por el ex ministro de Justicia como una «especulación alimentada de forma unilateral» por los sectores no afines a Vázquez. Incluso ven al ahora diputado en el Congreso más bien dentro del equipo del de O Carballiño: «Pachi cuenta con Caamaño, hasta el extremo de que le ha encargado una de las ponencias más importantes», dicen.

Por último, consideran el poder del actual secretario general reforzado por la presencia de políticos cercanos en la cúpula federal, que «cuantitativamente es difícil de superar» (Abel Caballero, por su cargo en la FEMP; Carmela Silva, responsable de Emigración, y el propio Vázquez como vocal).

El propio Vázquez insistió ayer en una entrevista en Radiovoz en dejar al margen una lectura gallega. y entendió que ahora «el contador se pone a cero». También consideró que el proyecto de Feijóo está «agotado», aludiendo a las voces «dentro del PP» que piden a Feijóo un adelanto electoral».