La Xunta reivindica su independencia para trazar la política sobre las cajas

La Xunta reivindica su independencia para trazar la política sobre las cajas

J. L. JIMÉNEZ | SANTIAGO
Actualizado:

La habitualmente moderada conselleira de Facenda, Marta Fernández Currás, abandonó ayer momentáneamente su perfil bajo para garantizar que la Xunta actuará con independencia y sin presiones de ningún tipo ante una posible fusión de las cajas de ahorro de la Comunidad. Ante la insistencia de una oposición que acusa a su departamento de seguir el dictado de la dirección nacional del PP, la responsable de las cuentas públicas de Galicia afirmó que su departamento, y por extensión el Ejecutivo de Alberto Núñez, «no importará ni el modelo de Caja Madrid ni el de (Cristóbal) Montoro» y apostó por huir de «localismos y personalismos estériles» en este asunto.

Fruto de una interpelación parlamentaria del nacionalista Fernando Blanco, en uno de los temas que más debate está suscitando en este periodo de sesiones, la conselleira de Facenda aseguró que la Xunta está actuando con «prudencia» en un asunto en el que la voz cantante deben llevarla, en todo momento, Caixa Galicia y Caixanova.

Tras insistir en que el modelo por el que opta la Xunta es el de una o dos cajas solventes con el centro de decisión en Galicia, sostuvo, no obstante, que no sería «actuar con responsabilidad» obviar nuevas realidades y manifestó que estará atenta a posibles necesidades de consolidación del sector, «sin cerrar ningún camino, sólo lo que pudiese resultar incompatible» con el mejor servicio a Galicia, si bien en este momento no existe ningún proyecto de fusión de una caja gallega con una entidad de fuera de la comunidad, informa Efe.

Desde la oposición, el autor de la interpelación señaló que es importante dejar claro en el Parlamento que «en ningún caso» la Cámara va a permitir que el centro de decisión de las cajas gallegas «va a quedar fuera de este país».

Mientras, el socialista Xaquín Fernández Leiceaga apuntó que sólo hay «dos opciones realistas», una de ellas el mantenimiento de dos cajas que tendría a su juicio oportunidades «improbables» de crecer en el exterior, y también que tendrían que asumir en solitario los costes de una «reordenación imprescindible para sobrevivir». La opción de que se fusionen, apuntó, «sólo tendría sentido si fuesen viables económicamente y si minimizasen el impacto en el empleo».

Por su parte, el popular Pedro Puy destacó que la legislación gallega ha hecho que Galicia sea una de las Administraciones menos intervencionistas, lo que posibilita que «no estemos dando el espectáculo tan lamentable como se da en otras CCAA».