Efectivos antiincendios trabajando en la extinción del fuego de Rianxo
Efectivos antiincendios trabajando en la extinción del fuego de Rianxo - MIGUEL MUÑIZ
Extinción

La Xunta reclamará el coste del incendio de Rianxo si lo causó una torre de alta tensión

El fuego, que arrasó 1.162 hectáreas de superficie, quedó extinguido ayer

Santiago Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Tres días después de su comienzo, el incendio que arrasó la práctica totalidad de la superficie forestal del concello de Rianxo quedó este jueves definitivamente extinguido. Su huella, visible desde buena parte de la comarca del Barbanza, se traduce en 1.164 hectáreas carbonizadas por un fuego cuyo origen se sigue investigando. Sobre la causa, el presidente de la Xunta avanzó ayer que si se llega a confirmar que el detonante del fuego fue una chispa procedente de un cable de alta tensión, la Xunta «valorará la posibilidad» de reclamar a la empresa eléctrica los gastos de extinción. La respuesta queda en manos de los investigadores que en los últimos días han recabado indicios en el lugar del incendio para dilucidar la cuestión y ayudar a depurar responsabilidades. «Hace falta confirmación del dato. Si es así, nuestra obligación es que el responsable del fuego tiene que pagar, sea una empresa o un particular; no hay dudas al respecto», concluyó Feijóo en su comparecencia tras el Consello semanal.

Pero más allá de este gran fuego —en el que ardieron la mitad de hectáreas de todas las se quemaron el pasado año, unas 2.600— el Gobierno gallego tiene claro que el resto de incendios declarados estos días han sido intencionados. Los datos aportados por Núñez Feijóo lo avalan. «El 40 por ciento de los fuegos se registraron entre las 21 horas de la noche y las 9 de la mañana», manifestó el mandatario sobre el margen horario en el que los incendiarios saben que los medios aéreos no pueden volar. Reflexionando sobre estos datos, el presidente indicó que el 60 por ciento de los fuegos producidos se quedaron en conatos y «poco menos del 4 por ciento superaron las 25 hectáreas», lo que supone que el sistema de extinción de incendios es «excepcional», remarcó.

Todos extinguidos

«Nunca en un mes de marzo hubo tanta gente trabajando», enfatizaron desde la Xunta en relación con los tres mil efectivos que estos días trabajan a pie de monte. Sobre los incendios que asolaron la Comunidad, con especial incidencia en las provincias de La Coruña y Orense, fuentes de la Consellería do Medio Rural anunciaron que todos los fuegos habían quedado extinguidos, incluyendo el incendio que calcinó 121 hectáreas en O Barco de Valdeorras y el que asoló unas 35 en el municipio coruñés de Toques. Con estos últimos datos sobre la mesa, la cifra de hectáreas quemadas a lo largo de los últimos cinco días en Galicia —jornadas con unos termómetros anormales para la época— se eleva a más de 1.600. Sin nuevos frentes a la vista, desde el departamento de Medio Rural mantienen la prohibición de realizar quemas agrícolas ante las elevadas temperaturas que se esperan para los próximos días.

Esta lucha contra el fuego también se libra en el plano policial, cuyos agentes han investigado a una veintena de personas en lo que va de año en relación con los incendios forestales. El último caso se dio a conocer este mismo jueves y corresponde a un hombre residente en el municipio orensano de O Carballiño que está siendo investigado por presunta negligencia en la quema de rastrojos que generaron un pequeño incendio forestal. El individuo, de 53 años, identificado con las iniciales J. P. C., está acusado de prender fuego en una finca ubicada en un paraje denominado San Marcos (Amoeiro) en un momento en el que todavía estaban autorizadas las quemas, pero sin tomar las medidas de prevención necesarias. Su caso no es único, por lo que desde la Xunta insisten en extremar los controles ante cualquier tipo de conato y piden la implicación de la ciudadanía para que informe sobre posibles fuegos forestales a través del teléfono gratuito 085.