Reunión del Consello de la Xunta, este jueves
Reunión del Consello de la Xunta, este jueves - ABC
FINANCIACIÓN DE PYMES Y AUTÓNOMOS

La Xunta ayudará con 100 millones de euros a la financiación de 800 empresas

Las subvenciones servirán para sufragar los intereses de los créditos y movilizarán 300 millones de euros

SantiagoActualizado:

Que ninguna pyme o autónomo se quede sin expandir su proyecto por falta de oxígeno financiero. Es la filosofía que acompaña al plan de financiación empresarial aprobado este jueves por el Consello de la Xunta, un instrumento más de ayudas para enriquecer el tejido productivo de la Comunidad. Estará dotado con 100 millones de euros y se prevé que contribuya a movilizar unos 300 millones. Servirán para subvencionar los tipos de interés de los créditos, en colaboración con otras entidades públicas. Su público potencial: 800 empresas beneficiarias.

Tras la reunión de su equipo los jueves, Alberto Núñez Feijóo se encargó de dar algunos detalles, como la existencia de dos líneas principales dentro de la iniciativa. Una se dirigirá a los proyectos considerados «estratégicos» y su volumen deberá situarse entre el millón y medio y los diez millones de euros. Los cálculos del Gobierno gallego son que, dentro de este eje, se genere un flujo de unos 33 millones. La segunda línea tiene que ver con las inversiones turísticas. A ellas se dedicará una partida de 27 millones de euros para ayudar a que las empresas alcancen «las mejores condiciones» en los próximos años, ya sea incrementando su número de «estrellas, de llaves o de Q de calidad», declaró Feijóo. El horizonte de referencia sigue siendo el 2021, año de celebración del Xacobeo.

Como máximo, el tipo de interés que podrían abonar los negocios beneficiados rondaría el punto y medio, aunque la subvención facilitaría a otros un tipo en torno al «cero o al medio punto», en función de la consideración del proyecto o el aval presentado. En este sentido, la Xunta elevará el límite del aval de medio millón de euros a un millón.

En el plan aprobado se contará con la colaboración del Instituto Galego de Promoción Económica (Igape) y Xesgalicia, pero también participarán entidades reconocidas a nivel nacional e internacional, como el Banco Europeo de Inversiones (BEI), el Instituto Oficial de Crédito (ICO), las sociedades de garantía recíproca Afigal y Sogarpo y la Compañía Españoñala de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE).

Ayudas a la contratación

Las ayudas a la financiación no fueron el único asunto económico abordaro en el Consello. También se dio luz verde a una iniciativa para favorecer la contratación de personas en riesgo o situación de exclusión por entidades dedicadas a la inserción laboral. Con ella la administración autonómica pretende dar salida «a todas las solicitudes» que se presenten en su ventanilla, y a cambio antepondrá algunos requisitos.

Los beneficiarios serán personas perceptoras de la Risga o aquellas consideradas como en riesgo de exclusión por los servicios sociales. Los contratos financiados, por su parte, tendrán que ser de 3 años de duración como mínimo. No se atenderán por el contrario aquellos inferiores a 6 meses ni los que contemplen una jornada laboral inferior al 50%.En caso de cumplir todos los requisitos, la Xunta otorgará una ayuda de 6.000 euros por persona y podrá anticipar el 90% de la prestación. La medida llega una semana después de que el Ejecutivo autonómico aprobara otra para favorecer 1.100 contratos para parados de larga duración, jóvenes u otros colectivos con dificultades de inserción.

Avisos macroeconómicos

En conferencia de prensa, Feijóo también hizo referencia a algunos avisos de incumplimiento del déficit procedentes, en este caso, del Banco de España y a la política económica practicada por el gobierno de Sánchez. «Por eso aguardo que los ciudadanos tomen nota y actúen en consecuencia en esta convocatoria electoral», sentenció.

Mientras, en Galicia, el mandatario autonómico templó los datos que hablan de un frenazo en la crecimiento de las exportaciones y pidió analizar en profundidad si podría deberse a subidas de impuestos como el «dieselazo» o los últimos anuncios realizados por el Gobierno sobre política energética.