Trabajadores en el interior de la factoría de Vulcano
Trabajadores en el interior de la factoría de Vulcano - EFE
ASTILLEROS

Vulcano depende de una quita a las auxiliares para esquivar su crisis

El Igape alerta que las negociaciones podrían romperse en cualquier momento

SantiagaoActualizado:

Después de que los trabajadores hayan aceptado retrasar el cobro de los salarios adeudados, Vulcano está pendiente de la industria auxiliar para conseguir despejar su futuro. La construcción del ferri, «Villa de Teror» para la naviera Armas acumula retrasos y para poder seguir adelante el astillero vigués propone una quita del 25% de la factura que también debe a las empresas que le han prestado hasta ahora servicio. El director general del Igape, Juan Cividanes, alertó esta mañana en el Parlamento que las negociaciones entre las partes implicadas «podrían romperse en cualquier momento».

El lunes se reunieron representantes de Vulcano, del Banco Santander (propietario del ferri) de la naviera Armas, de Pymar (que participa en la financiación) y del Igape, que en estos momentos ejerce una labor de mediación. Del encuentro salió un borrador aceptado por las partes para poder retomar los trabajos en el ferri, En el texto Vulcano plantea la quita a las auxiliares, por lo menos mientras no se finaliza el barco. Pero todavía tiene que convencerlas. «Los márgenes de confianza están al límite», avisó ayer Cividanes en el Parlamento.

El director del Igape compareció en la Comisión de Industria, Energía, Comercio y Turismo, en la que rebatió las acusaciones de En Marea y BNG de que la Xunta está «de perfil» mientras el astillero vigués «está en la UCI». Según informa Efe, Cividanes subrayó que la Xunta y el Igape están «absolutamente comprometidos» con el «primer envite» al que debe hacer frente Vulcano, la entrega del ferri a la Naviera Armas, y para ello debe haber un acuerdo entre todas las partes, incluidos el Banco Santander, Pymar, trabajadores y auxiliares. Sucede que «cuando hay un retraso» en la entrega del barco, continuó, «el riesgo de que las cosas no acaben como deberían son mayores». El director del Igape explicó que ahora todos los esfuerzos se centran en lograr «un contrato que ampare a todas las partes para que se paguen las deudas y se acabe y se entregue el barco».

«Hay que garantizar que el astillero tenga capacidad de generar la confianza suficiente para que todos se acaben movilizando», dijo Cividanes, quien se mostró convencido de que «con el esfuerzo de todas las partes, si hay una solución posible, estará encima de la mesa».

Desde Vigo, donde participaba en un acto de la feria Navalia, el presidente de la Xunta también defendió el papel del Ejecutivo en la crisis de Vulcano. La Xunta hizo «su trabajo» y avaló al astillero «en dos momentos», aseveró Feijóo, informa Ep. Sin embargo, el mandatario autonómico advirtió de que la administración «no puede seguir comprometiendo entregas en plazo», en alusión al ferri «Villa de Teror».

A principios de la legislatura, explicó Feijóo, la Xunta le dio al centenario astillero «una gran oportunidad para resurgir» y, posteriormente, otra oportunidad «hablando con Pymar, con las entidades financieras, incluido el ICO para que entregase este barco en tiempo y plazo». «Pero ya, desde las administraciones públicas, no podemos seguir comprometiendo en cuanto a la entrega de los barcos en plazo. Ninguna administración pública puede entrar en un astillero y comprometer», manifestó Feijóo. El titular del Ejecutivo gallego, que expresó su deseo de que Vulcano «pueda seguir» su actividad, ha precisado, no obstante, que la Xunta ha hecho con esta empresa «los mayores esfuerzos, más que con cualquier otro astillero».