Inés Rey, candidata del PSOE a la alcaldía de La Coruña
Inés Rey, candidata del PSOE a la alcaldía de La Coruña - IAGO LÓPEZ
Elecciones municipales

«El viraje hacia el centro en el Partido Popular es una falacia»

Inés Rey, candidata socialista a la Alcaldía de La Coruña, cree que el Gobierno municipal no fue capaz de poner los pies en la tierra

SantiagoActualizado:

La única opción de que la ciudad vuelva a caminar hacia adelante. Así ve su proyecto Inés Rey, que busca devolver a La Coruña su tradición de gobiernos socialistas. Ahora mismo gran favorita, afirma que el contacto directo con el Gobierno en La Moncloa hará que la ciudad consiga sacar sus grandes proyectos de infraestructuras.

— Ha recibido el apoyo de Pedro Sánchez, que ahora mismo es un aliciente, al igual que una marca PSOE revalorizada. ¿Qué ha hecho el partido para conseguir girar las tornas?

— La marca son las políticas socialistas en el Gobierno. La gente se da cuenta de que si gobierna el PSOE nos va mejor, la calidad de vida mejora, el bienestar social, la creación de empleo, el impulso económico… Cuando se compara la gestión de otros gobiernos con el del PSOE, los ciudadanos confían en quien demuestra que gestiona bien.

— Se sigue alertando desde la izquierda de que la derecha puede sumar, pero las encuestas dan una amplísima mayoría a la izquierda en la ciudad. ¿Existe el riesgo real de que los tres partidos de derecha sumen en La Coruña, a pesar de la casi nula presencia de Vox y la tímida de Ciudadanos?

— Existe hasta el último día, porque de la única encuesta de la que me fío son las urnas. Yo creo que es un error, después de que Vox haya entrado en el Congreso, bajar la guardia, porque el PP está dispuesto a pactar con C’s y Vox para los gobiernos municipales y autonómicos. El viraje al centro del PP es una falacia. El único voto para evitar el Gobierno de la derecha y la ultraderecha es el PSOE, y no se entendería que una vez puesto freno el 28 de abril no se volviese a poner el 26 de mayo. Apelo a la movilización masiva para que se vuelva a frenar a una ultraderecha peligrosísima y a una derecha que no tiene ningún complejo en votar y pactar con ellos.

— Han sido cuatro años de Gobierno de Marea Atlántica. Ustedes han apoyado en momentos puntuales, como algunos presupuestos, al Gobierno, pero ahora muestran su disconformidad. ¿Qué les lleva ahora a esa crítica?

— En 2015 actuamos por responsabilidad institucional. La ciudad dijo no a un gobierno del PP, y de 27 concejales había 17 progresistas. Pero no era un cheque en blanco, y quien lo pensase se equivoca. Quienes tenían que gestionar no lo han hecho y quienes prometían tocar el cielo no han sido capaces de poner los pies en la tierra. No han gestionado, no han hecho absolutamente nada, han paralizado la ciudad, estamos como una de las ciudades más sucias, hemos perdido impulso económico. La decepción es general entre todos los coruñeses.

— Habla de la suciedad, y es cierto que informes como el de la OCU alertan de que La Coruña es una ciudad más sucia. ¿Cómo se mejora la limpieza y la lucha contra la contaminación?

— Los contratos de basura se han dejado caducar, y el Gobierno municipal sabía que caducaban en 2017. No han sido capaces de sacar el pliego de contratación para el contrato de recogida de basuras y limpieza viaria. Han negado una realidad que palpan los coruñeses. Hemos tenido premios internacionales europeos por políticas medioambientales, y ahora estamos a la cola. La realidad es tozuda y el Gobierno municipal está de espaldas a ella con una venda en los ojos. Vamos a renovar contratos, limpiar la ciudad, y con políticas medioambientales, con la sostenibilidad como política transversal. También una apuesta por la movilidad, el transporte público, una ciudad más amable para los peatones.

— Muy relacionado con esto son las huelgas o anuncios de huelgas de los trabajadores del servicio de basuras de la ciudad. ¿Cómo se soluciona este problema?

— Me he reunido con ellos en varias ocasiones. El Gobierno municipal ha hecho dejación de funciones. No puede estar de espaldas a la ciudad, a los trabajadores, y si soy alcaldesa este problema será una prioridad.

— Hablan de desbloquear durante el primer año de Gobierno los grandes proyectos para la ciudad. ¿Dónde van a poner el foco?

— Las infraestructuras fundamentales. Hay un Gobierno en Madrid que escucha y responde, hoy lo hemos visto con la ciudad de las TIC. Le voy a exigir y pedir, porque sé que me va a escuchar y lo va a cumplir, que se desbloquee y dé luz verde a las infraestructuras fundamentales para la ciudad, como la conexión ferroviaria con Punta Langosteira, la conexión de la AP-9 con el aeropuerto, y a todas esas infraestructuras necesarias para el desarrollo económico y urbano de la ciudad. Me voy a sentar con Feijóo y vamos a sacar adelante la estación intermodal, porque no puede ser que seamos la única ciudad sin ella por cuestiones partidistas.

— El contacto con el Gobierno central es fundamental. En Galicia siempre ha habido sensación de que los gobiernos en Madrid no escuchan a Galicia. ¿Cómo puede garantizar que no va a ser así?

— Creo que la falta de liderazgo político en los últimos ocho años ha provocado que las infraestructuras no salgan adelante. Cuando gobernaba el PP, también gobernaba Diputación, Xunta y Gobierno central y no fueron quienes de sacar ninguna gran infraestructura. Estas siempre vienen de la mano de un Gobierno socialista. El Paseo Marítimo se hizo por un liderazgo fuerte en la ciudad y un ministro socialista comprometido, como era Josep Borrell. Si hay que hacerlo de nuevo garantizo que la interlocución fluida con Sánchez va a traerlas. Lo sé porque se lo he pedido y se ha comprometido a sacarlo juntos de la mano, y yo no hago promesas vacías.

— Otro compromiso de Sánchez es con las industrias electrointensivas, y el presidente y usted confían en una solución satisfactoria para Alcoa en La Coruña. ¿Qué la invita al optimismo?

— Que 10 meses de Gobierno de Sánchez han hecho más que 8 años. Se ha preparado el estatuto del electrointensivo, se han recogido las demandas de las industrias hiperelectrointensivas, estaban recogidas todas sus alegaciones, se llevó al Consejo de Ministros el 26 de abril y no se aprobó por una cuestión administrativa. Sánchez se comprometió conmigo y con la ciudad a que el estatuto va a salir, y a tiempo para dar una solución y garantizar trabajo. Además hay compradores interesados en la planta. Pediría que la Xunta no torpedee más la solución para Alcoa. Si soy alcaldesa esta será una de mis prioridades, y pido compromiso desde todas las instituciones.

— ¿Cómo son las relaciones con las otras formaciones de izquierdas? Estamos en campaña y hay ataques, pero si pueden gobernar tendrán que llegar a acuerdos entre ustedes.

— Yo aspiro a tener una mayoría amplia y suficiente para gobernar sin ataduras, sin chantajes y sin hipotecas, para sacar adelante mi proyecto de ciudad. Tiene que haber diálogo y en los últimos cuatro años no lo ha habido, ni social ni institucional. Mi prioridad será recuperarlo y con la implicación de todas las fuerzas políticas, pero aspiro a tener una amplia mayoría.