El portavoz del comité electoral, Daniel Conde, en la proclamación provisional de resultados
El portavoz del comité electoral, Daniel Conde, en la proclamación provisional de resultados - EFE
CRISIS EN EL RUPTURISMO

Podemos pierde las primarias de En Marea

Villares, líder del partido derrota por 500 votos a su rival, David Bruzos, y se asegura el control de la ejecutiva

Los críticos, integrados por Podemos, Anova, EU y los alcaldes rupturistas, hablan de «pucherazo» en el recuento

SantiagoActualizado:

Se acaban las primarias de En Marea pero no su crisis. El actual líder de la confluencia, Luís Villares, ha derrotado al sector crítico tras la proclamación provisional de los resultados. Su lista, «Coidando a casa», ha cosechado el 59,2% de los votos (1.596). Su rival, David Bruzos, el candidato de «Entre todas» y la baza de Podemos, Anova, Esquerda Unida y las mareas municipales, ha recibido el 40,7% de los sufragios (1.048 votos).

De confirmarse estos resultados -la proclamación definitiva tendrá lugar el próximo miércoles- Villares mantendrá el control de la ejecutiva de la formación, con 21 de 35 puestos, así como la totalidad de los cinco miembros que componen la comisión de garantías. Del conjunto de 4.300 inscritos en las primarias, la participación ha rondado el 58% (aproximadamente 2.700 votantes).

En declaraciones a la Radio Galega, Villares, ya como ganador, ha recalcado que su nueva dirección «tiene la mano tendida sin ningún tipo de duda ni doblez a las alcaldías y a todos los proyectos municipalistas», al tiempo que ha apostado por configurar un proyecto «integrador» en el que «todo el mundo coja».

Sin embargo, tan pronto como se ha cerrado el plazo de las votaciones, a las nueve de la mañana de este lunes, han resucitado las dudas acerca de la limpieza del proceso. Tres semanas después de que el partido tuviera que suspender su primer intento de primarias (entre el 1 y el 3 de diciembre) por un presunto acceso «irregular» al censo por parte de afines a Bruzos -hecho que los acusados siempre han negado-, esta vez, la disputa se cierne sobre la ausencia de interventores de «Entre todas» en el recuento. «El resultado acabará convenciendo a todo el mundo por sus garantías», ha pronosticado Villares, aunque el clima interno dista mucho de ser unívoco.

Fuentes del sector crítico consultadas por ABC hablan de un «pucherazo» que vuelve a tensionar las costuras internas de En Marea, hasta el punto de que voces dentro de esta sensibilidad no descartan la fractura final con el partido instrumental. Desde el comité electoral, sin embargo, niegan las acusaciones. «El proceso que se llevó a cabo fue extremadamente garantista, e incluso las quejas que hubo fueron por el exceso de seguridad», ha despejado uno de sus miembros, Daniel Conde, en rueda de prensa. Según el comité electoral, en ningún momento se ausentaron los interventores. De hecho, han aclarado que el recuento lo lleva a cabo de forma autónoma la plataforma de votación telemática.

Por lo pronto, a lo largo de la semana se dará a conocer el contenido de la auditoría encargada por En Marea para velar por la seguridad de las votaciones. No obstante, la candidatura de Bruzos ha emitido un comunicado en el que reclama un informe «independiente» ante lo que entienden como «indicios claros de falta de imparcialidad» y las «numerosas incidencias» registradas a lo largo del fin de semana.

Asimismo, han revelado que no descartan tomar «medidas legales» en el corto plazo. No serían las únicas, después de que la dirección de En Marea decidiera poner en conocimiento de la Fiscalía los hechos que motivaron la suspensión de la primera votación, y de que los acusados, tres miembros del comité electoral afines a los críticos, contraatacaran con una denuncia ante la Guardia Civil tras haber sido expulsados.

Finalmente, Podemos, Anova y Esquerda Unida habían mantenido hasta el último día la incógnita sobre su participación en las primarias, aunque acabaron dando el paso, confiados en unos cálculos internos que les daban una victoria con cierta holgura.

Los críticos abren una «reflexión»

La primera lectura política de las primarias ya tiene una conclusión: no han servido para acercar la distancia abismal que en estos momentos separa a Villares de sus rivales, empezando por Podemos, que había apostado por ganar protagonismo interno, y finalizando por los alcaldes rupturistas, enfrentados al magistrado a cinco meses de unas elecciones en las que se juegan revalidar mandato.

Tan es así que en la candidatura «Entre todas» ya han anunciado la apertura de un proceso de «reflexión sobre el futuro del espacio de la unidad popular» que, tal y como ha podido conocer este diario, podría valorar la hipótesis de una ruptura.

«Toda reflexión debe hacerse teniendo en cuenta el resultado», ha zanjado Villares.