Luís Villares, el día de la constitución de la nuea dirección de En Marea, sin la presencia de los críticos
Luís Villares, el día de la constitución de la nuea dirección de En Marea, sin la presencia de los críticos - EFE
CRISIS EN EL RUPTURISMO

Villares ataca a Podemos por «andar jugando» con la ruptura de En Marea

«Sería injustificable que Gómez-Reino o Pablo Iglesias intentasen romper el espacio político de En Marea», ha criticado el líder de la confluencia, un día después de que los morados dejaran la puerta abierta a la creación de una alternativa

Santiago Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El líder y ganador de las elecciones primarias de En Marea, Luís Villares, ha condenado este miércoles la decisión de Podemos de abrir un «diálogo político» con el resto de fuerzas rupturistas para explorar una alternativa al actual rumbo de la confluencia. «No están los tiempos en Galicia ni en el Estado español para andar jugando con rupturas», ha advertido en una entrevista en la TVG, un día después de que la formación morada denunciara, a través de una auditoría, que las primarias se celebraron bajo «graves fallas de seguridad» en el sistema informático.

Así es que, ni siquiera esas elecciones internas, en las que Villares aventajó en veinte puntos al candidato del sector crítico, David Bruzos, han servido para dar un respiro al liderazgo del magistrado en excedencia. Permanentemente cuestionado por sus rivales internos -una lista que va desde Podemos, hasta Anova, EU o los alcaldes-, Villares rechaza los movimientos que pueden poner en peligro la unidad del partido instrumental. Por ello, este miércoles ha atacado la posibilidad de una nueva marca impulsada por Podemos. «Sería injustificable que Antón Gómez-Reino o Pablo Iglesias intentasen romper el espacio político de En Marea», ha recalcado, sobre todo después de que hicieran «un llamamiento a sus bases para participar activamente» en el proceso». «Uno piensa que porque tenga mucha notoriedad va a decir a quién votar y la gente obedece como brazos de madera. Pero no, aquí no hay mesías: aquí la gente vota lo que le da la gana».

En concreto, la propuesta de los morados pasa por convocar «un proceso de diálogo» tanto interno, con la «militancia y las personas inscritas», como con el resto de «actores del cambio y la unidad popular en Galicia». El horizonte, sostienen, sería la celebración de una Conferencia Abierta de País para «continuar articulando de forma democrática y colectiva, la Galicia que viene». Pese a ello, todavía no se han iniciado contactos oficiales con otras formaciones para sedimentar la propuesta.

En realidad, los críticos ya habían advertido el paso. En una entrevista el pasado domingo con ABC, Bruzos había avanzado que si la auditoría confirmaba irregularidades y no se daban «pasos atrás» por parte del sector villarista, entonces no habría «nada más que hacer».

La guerra de auditorías no acaba

En ese contexto, Villares ha puesto en cuestión ese mismo informe, elaborado por Lorenzo Martínez, perito fundador de la empresa «Securízame». «La auditoría no demuestra nada; son acusaciones de mal perder», ha insistido en la televisión pública gallega, pues ha aludido a que «ni siquiera» el experto se puso en contacto con el partido «para intentar auditar desde dentro».

En el plano contrario, el líder de En Marea ha defendido que el proceso de renovacion de los órganos de dirección (en los que se hizo con 21 e 35 sillas de la ejecutiva; y la totalidad de puestos de la comisión de ética y garantías), contó con todas las garantías.

Con todo, falta aún una auditoría por conocer: la encargada por la nueva cúpula del partido al Colegio Oficial de Ingenieros Informáticos. Los críticos, no obstante, ya la han puesto en duda: subrayan que el organismo, como tal, no examina procesos, sino que delega la labor en peritos individuales colegiados.