Simpatizantes del Gobierno de Nicolás Maduro y opositores discutiendo en el bar Sifón de Vigo - CEDIDA
SITUACIÓN EN VENEZUELA

Vídeo: Así fue el enfrentamiento entre defensores y detractores de Maduro en Vigo

«Nos gritaban fuera, fuera y a una compañera le lesionaron el brazo al agarrarla», indica Mónica Janeiro, presente en la conferencia

SantiagoActualizado:

Opositores y defensores de Nicolas Maduro protagonizaron este sábado un enfrentamiento en el bar Sifón de Vigo. El establecimiento acogía una conferencia titulada «Hands off Venezuela» (manos fuera de Venezuela) en la que participaban el consul del país en la ciudad y también un empresario vasco afincado en la República Bolivariana, Agustín Otxotorena. Aunque no se llegaron a producir golpes, el público asistente a la charla sí increpó a los opositores y les invitó airadamente a abandonar la sala. Una de las participantes denunció lesiones en un brazo cuando la agararraron para que se marchara. Dos agentes de Policía se tuvieron que personar en el establecimiento.

«Nos gritaban, fuera fuera», relata la venezolana de ascendencia gallega Mónica Janeiro, presente en la conferencia. «El acto era abierto a todo el público y fuimos a escuchar y a preguntar porque es un tema que nos afecta», subraya. Según Janeiro, el detonante de los enfrentamientos se produjo cuando el empresario vasco se refirió a los últimos apagones sufridos en el país. «Sostenía que no fue por falta de mantenimiento de la compañía eléctrica si no por la intervención de Estados Unidos. Yo viví ya en 2014, 36 horas sin luz, claro que hay problemas de mantenimiento», subraya. Otra de las integrantes de la Federación Venezolana en Galicia, relata Janeiro, intervino para subrayar que las palabras de Otxotorena eran «mentira» y entonces el público asistente, en la mayor parte gallegos, comenzaron a increparlos y a gritarles que se fueran.

«Nos decían cosas muy locas, que nos estaban pagando o que por qué no nos deportaban», asevera Janeiro. Ella dejó Venezuela hace tres años y se instaló en Vigo, ciudad en la que había nacido su padre. «Tuvimos que volver por la elevada inseguridad y por la falta de medicinas. Mi padre se puso enfermo y esperamos hasta 24 horas para que le hiciesen un cateterismo, afortunadamente era en una pierna», relata. La integrante de la Federación Venezolana en Galicia reconoce que en ningún momento hubo manotazos o puñetazos, pero afirma que sí se sintieron intimidados y que se produjeron «agarrones». Otras fuentes presentes en la conferencia, aseguran que hubo abucheos, pero que en ningún momento temieron que se produjese una situación de riesgo. Relatan que los defensores de Maduro eran mayoría en el bar, en el que se congregaron casi un centenar de personas y los opositores estaban en clara minoría. Las mismas fuentes aseguran que la Policía recogió dos denuncias, una de cada parte por los altercados producidos.

Mónica Janeiro asevera que el representante del Gobierno de Maduro en Galicia, «no se movió de la silla», se mantuvo impasible y no intervino en ningún momento durante los altercados. El consulado de Venezuela en Vigo declinó hacer declaraciones sobre los hechos.

El bar Sifón se encuentra en el edificio del Colegio de Arquitectos de Vigo y a menudo sirve vinos y aperitivos en una sala anexa en la que se realizan todo tipo de actividades. El Colegio se desmarcó ayer de la organización de la actividad, que de hecho, se trasladó al bar al tratarse de una conferencia de carácter político.