Una joven haciendo una compra por Internet
Una joven haciendo una compra por Internet - ABC
Comercio

Venta on line: los tenderos del siglo XXI

Cada día una media de diez locales echan el cierre en Galicia. A cambio, crecen los emprendedores que encuentran en la red una ventana donde vender sus artículos. Es el caso de Iago, dedicado al comercio de té ecológico por Internet

SantiagoActualizado:

No están obligados a madrugar, no tienen mostrador ni caja registradora, y cuando acaba el día no bajan la persiana. Pero no por ello dejan de ser tenderos. Eso sí, los del siglo XXI. Porque existe una hornada de jóvenes emprendedores que ha encontrado en Internet una ventana para la venta de sus artículos que les ahorra gastos como el alquiler o el mobiliario y les permite llegar a un público mucho mayor. Es el caso de Iago, un joven asentado en Cambados que a su vuelta de Londres decidió dedicar su día a día a sus dos pasiones: el té y la ecología. El resultado fue Paporroibo, una web que vende té ecológico desde el Salnés al resto del mundo.

A la hora de explicar el germen de este negocio, con año y medio de vida, Iago reconoce que encontró un nicho de mercado y se lanzó porque sabía que en Inglaterra el negocio on line estaba en auge, y que España seguía esta estela. «Hicimos un estudio analizando las tendencias del mercado web en España y los datos nos apoyaron para dar el salto a la empresa on line, porque nos abría la puerta a vender a gente de toda España», indica. Para dar los primeros pasos, Iago se volcó en las redes sociales, en busca del perfil de cliente al que su producto podría interesarle. Así que inició una estrategia que se basó en posicionarse bien y en anunciarse en los sitios donde sus potenciales compradores estaban presentes. «Al principio la inversión es baja porque solo tienes que montar una web y gastar dinero en anuncios. No hay alquileres y el stock es mucho más limitado que el de una tienda física», reflexiona.

Iago Radío, fundador de Paporroibo
Iago Radío, fundador de Paporroibo

Una web atractiva

«Lo principal es generar atención en las redes y que aparezcas por palabras clave en Google. Es como hacer anuncios que solo escuchan los que sabes que van a ser tus clientes. En la televisión puedes ver un anuncio de coches sin estar buscándolo, pero nuestra publicidad le aparece a gente que busca té o productos ecológicos. Igual no quieren comprar, pero sí están echando un ojo y eso lo aprovechamos», relata este emprendedor. Con la estrategia de mercado bien planteada y las redes echadas, el siguiente reto fue lograr una web cómoda, atractiva, sencilla, bonita, que cargue rápido y que anime a volver. Además, este negocio gallego cuenta con un blog a través del que conecta con sus clientes y les explica cómo complementar una dieta detox o las mejores infusiones para un buen descanso.

Sobre el perfil de comprador, desde Paporroibo aclaran que un 75 por ciento de las personas que llenan su carro de la compra virtual son mujeres de entre 25 y 45 años procedentes de entornos urbanos. Y es que, es en las ciudades donde esta marca cambadesa ha encontrado a sus mejores clientes. «La mayoría de los envíos que realizamos son a Madrid y Cataluña, casi todos a ciudades o a zonas urbanas próximas», reconoce Iago durante la charla con ABC. Otra cosa son las ventas que la empresa ha empezado a hacer a tiendas físicas, que compran on line para después ofrecer este producto a sus clientes. Al principio, explica Iago, fueron comercios de la comarca, pero ahora se ha extendido y ya llegan a Asturias, Cantabria, Navarra y Andalucía.

3,8 millones en ayudas

La cara de la moneda que representa la experiencia de Iago tiene un reflejo negativo en los alrededor de diez establecimientos que al cabo del día echan el cierre en Galicia. Muchos de ellos sucumben ante unos nuevos hábitos de mercado que priman la inmediatez y la compra a golpe de click, por lo que el Gobierno gallego anunció esta semana un nuevo plan de ayudas dotado con 3,8 millones de euros que irán destinadas a promover las ventas por Internet de estos negocios. «Es una oportunidad para los comercios gallegos de proximidad, que representan una importante fuente de riqueza tanto económica como social», expuso la directora general de Comercio, Sol Vázquez.

El objetivo es que el dinero ayude a los comerciantes a establecer páginas web, comprar programas de gestión, contratar profesionales en digitalización y mejorar la gestión de sus redes sociales. Una asignatura que emprendedores como Iago señalan como fundamental a la hora de iniciar un proyecto con futuro.