Efectivos de la Policía en la coruñesa calle Orillamar
Efectivos de la Policía en la coruñesa calle Orillamar - EFE
OPERACIÓN ABIERTA

Veintitrés detenidos por tráfico de drogas en la coruñesa calle Orillamar

La Policía cortó el tráfico durante toda la mañana en una zona conocida por el trapicheo

SantiagoActualizado:

La Policía Nacional ha detenido a veintitrés personas dentro de un amplio dispositivo contra el narcotráfico que ha comenzado a las 5.30 horas de hoy en la calle Orillamar de A Coruña. La zona, que estuvo cortada al tráfico, recuperó la normalidad a primera hora de la tarde. Fuentes de la Policía Nacional han informado a Efe que no descartan nuevas detenciones en las próximas horas, ya que la operación continúa abierta.

Desde primera hora, el tráfico en la calle Orillamar permaneció cortado y solo se permitió el paso a vecinos y a todos aquellos que acudían a sus puestos de trabajo; la Policía identificó a cada una de las personas que accedían a la zona mientras un helicóptero sobrevolaba la zona. Los agentes fueron recibidos a botellazos cuando procedían a la detención de algunos sospechosos.

Algunos residentes de la zona, conocida por el trapicheo de drogas, han apuntado a Europa Press que, al principio, pensaron que había un helicóptero por «un problema en el mar con algún barco». Pero finalmente constataron que se trataba de un helicóptero de la Policía Nacional, al que se sumaron más de una treintena de agentes, según algunas fuentes próximas al caso, además de la Policía Local y una dotación de los Bomberos, que en el transcurso de la mañana abandonó el lugar.

Algunos vecinos de la zona aseguran que el operativo contra la droga debería haberse hecho antes. «Me parece muy bien, a ver si hacen una limpia», ha asegurado una residente a los periodistas. Los vecinos afirman que se trata de un problema de «hace muchos años» en algunas viviendas de esta zona y también en las proximidades de un mercado próximo. «Esto no es de ahora», ha apuntado a Europa Press un vecino. «Han destrozado a muchas familias», ha señalado, a su vez, otra mujer, quien ha apuntado que el supuesto tráfico de estupefacientes es de personas de etnia gitana pero también de «no gitanos».

En el lugar, se han congregado, a medida que avanzaba el día, vecinos y curiosos cuya presencia se ha reducido cuando se acercó el mediodía. A preguntas de los periodistas, la mayoría no se mostraba sorprendido por un operativo, con más de una decena de registros en viviendas, según han precisado algunos testigos. «Ves cosas», ha añadido, a su vez, otra vecina, quien ha precisado que en su caso ha presenciado «trapicheos» de droga. Según fuentes de la Policía Nacional la operación está bajo secreto de sumario.