La Policía detuvo al hijo del octogenario fallecido
La Policía detuvo al hijo del octogenario fallecido - EFE
Crimen de Sárdoma

Los vecinos del octogenario fallecido en Vigo: «Tuvieron que ser varios porque era muy corpulento»

Está previsto que el hijo de la víctima pase hoy a disposición judicial

SantiagoActualizado:

La detención del hijo menor de Manuel A.R., cuyo cadáver fue localizado el pasado lunes en Sárdoma (Vigo) con signos de violencia, ha sorprendido a los vecinos de esta parroquia, quienes han coincidido en señalar que «tuvieron que ser varios» los implicados en el crimen porque el fallecido era un hombre «corpulento».

Así lo ha manifestado el dueño de uno de las viviendas próximas al domicilio de la víctima y, aunque se ha mostrado sorprendido por la detención del hijo menor de Manuel, ha recalcado que una persona «no pudo mover sola» un cuerpo de ese tamaño.

Varios vecinos más han incidido en esa idea: el fallecido era un hombre de complexión fuerte, «incluso más alto que su hijo menor», que permanece detenido en dependencias policiales de la ciudad olívica.

Por otra parte, los vecinos también han apuntado que la relación entre padre e hijo no era buena y han descartado que la víctima hiciera ostentación de tener mucho dinero.

En esa línea, Álvaro (el chico que junto a su tío encontró el cadáver) ha señalado incluso que Manuel «pedía a veces dinero para tomar algo».

«No se le vio afectado»

Mientras, el vecino que encontró el cuerpo, Manuel Villar, ha recordado cómo localizó el cadáver, tapado con vegetación, plásticos y trapos y con los pies descalzos sujetos con un cinturón.

Este vecino también ha expresado su sorpresa por la detención del hijo de la víctima, al que ha calificado como «tranquilo, no violento». No obstante, ha precisado que «es raro» que el hijo no le hubiese preguntado nada cuando supo que había encontrado el cuerpo.

«Fue muy raro, no vino ni a darme las gracias ni me preguntó nada. Se le veía normal, no afectado, como si no hubiera hecho nada», ha apostillado.

Finalmente, y al contrario que la mayoría de sus vecinos, Manuel Villar ha apostado por que el presunto autor de la muerte del octogenario «actuó solo». «No creo que nadie más se metiera en eso. Lo que no entiendo es cómo no llamó a la policía al momento, se lo cargó y se lo llevó a esconder», ha sentenciado.