Varapalo del Valedor a la falta de pluralidad en la TVG

Actualizado:

J. L. JIMÉNEZ

SANTIAGO. Lecturas encontradas a la resolución del Valedor do Pobo ante las denuncias del PP por la falta de neutralidad e independencia de la televisión pública de Galicia. Mientras que el PP se mostraba satisfecho tras lograr que la institución del Valedor diera un severo tirón de orejas a la CRTVG por el «silencio informativo» a que tiene sometido al primer partido de la Comunidad, el Ente público sacaba pecho por entender que el informe le es favorable.

Lo único cierto es que Benigno López realiza dos recomendaciones y una sugestión a los responsables de la cadena autonómica que, principalmente, llaman al cumplimiento de la legalidad actual en materia de independencia y neutralidad, y la creación de un marco legal que acuerde los criterios con que realizar las coberturas de los grupos políticos de la Comunidad.

Para el PP supone una victoria que el Valedor recuerde a Benigno Sánchez, director general de la CRTVG, que su compañía debe mantener «una línea de objetividad, pluralismo y servicio al pueblo gallego incompatible con ningún tipo de partidismo».

Igualmente, encomienda al Consejo de Administración del Ente la determinación semestral «de las horas de programación destinadas a los grupos políticos y sociales significativos, fjando los criterios de distribución entre ellos».

Por último, el Valedor insta a los distintos poderes públicos a la reforma del Estatuto para «fortalecer los instrumentos de garantía respecto de la información institucional y política», así como «los principios de objetividad y neutralidad». La oposición entiende que si esto se sugiere es que, en la actualidad, no se cumple.

La TVG responde

A través de un comunicado, la Compañía realizó una interpretación diametralmente opuesta a la de los populares, aplaudiendo que el Valedor no reprodujera en su escrito las recomendaciones que el PP incluía en su denuncia.

Así, acusó al PP de intentar desprestigiar el canal público, «y una vez más, sin resultado alguno», al tiempo que aprovecha para sacar pecho por sus cifras de audiencia, «las mejores de la historia».