Lugar donde ocurrió el suceso
Lugar donde ocurrió el suceso - EFE/Eliseo Trigo
VIOLENCIA DE GÉNERO

El Tribunal Supremo confirma la condena de 25 años al asesino de Tatiana Vázquez en Lugo

El máximo representante del poder judicial en España desestimó el recurso de la defensa del hombre que asesinó a su pareja en 2016

Actualizado:

El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de la defensa del hombre condenado por el asesinato de Tatiana Vázquez en Lugo. El máximo representante del poder judicial español ha confirmado la pena de 25 años de prisión por un delito de violencia habitual en el ámbito familiar a Ibrahima Ndiaye, declarado culpable de los hechos ocurridos en abril de 2016.

Tatiana Vázquez Abuín fue encontrada en su coche en el barrio lucense de San Fiz. Había recibido más de 50 puñaladas, muchas de escasa entidad, y según el jurado popular, «realizadas para aumentar el dolor de forma intencionada». El hombre de origen senegalés, que era su pareja desde 2009, fue acusado del crimen y terminó siendo condenado el 5 de junio de 2018 por la Audiencia Provincial de Lugo. Después, la Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia la ratificó el 18 de octubre de ese mismo año. A pesar de ello, la defensa del acusado siguió considerando que «no había pruebas suficientes», lo que llevó el desenlace a la última instancia.

Durante el juicio se consideró probado que el acusado mantenía una actitud despectiva durante la relación con la víctima de 24 años. Mediante insultos, continuos menosprecios, además de un aislamiento de su familia y amigos. Según el tribunal, posteriormente el hombre asestó hasta 54 puñaladas a Tatiana en abril de 2016.

Esto ha sido recalcado y confirmado por el Supremo, marcando aun más que esta actitud era realizada tanto dentro como fuera del domicilio, ejerciéndolo sin rubor en la vida pública. Además, desestimando también el recurso porque «no resiste valoración lógica alguna».

La resolución final ha sido valorada de forma positiva por la acusación particular formada por los padres de Tatiana. «La prueba ha sido contundente», indicaba su abogado Pablo Freire, además de insistir en la labor impecable del tribunal.