Fachada de la Facultad de Medicina de la Universidade de Santiago
Fachada de la Facultad de Medicina de la Universidade de Santiago - MIGUEL MUÑIZ
El debate de las pseudociencias

La USC suspende cautelarmente las prácticas en el hospital del máster de Acupuntura

«Como anestesiologo no creo que sea una pseudoterapia, pero nosotros tenemos el máximo interés en actuar siempre dentro de la normativa, como no puede ser de otra forma», apunta el decano de Medicina

SantiagoActualizado:

Todavía no existe ningún documento en firme pero tanto el borrador de trabajo que el Ministerio de Sanidad entregó este jueves a los consejeros del ramo como las palabras de los ministros de Sanidad y de Ciencia durante el anuncio el miércoles del Plan de Protección de la Salud frente a las Pseudoterapias sitúan a la acupuntura como una de las técnicas cuestionadas en la ofensiva del Ejecutivo contra las pseudoterapias. El plan deberá definir con exactitud las prácticas que serán expulsadas de los ámbitos sanitarios y académicos —«creemos que tiene que ser muchísimo más preciso, hay aspectos que quedan difusos», afirmó el conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuíña, a la salida del Consejo Interterritorial en Madrid—, pero por lo pronto las dudas sembradas han llevado a la suspensión cautelar de las prácticas en el Hospital Clínico Universitario del máster en Acupuntura y Moxibustión que imparte la Universidade de Santiago (USC), en colaboración con la Unidad del Dolor del CHUS y el Centro Xiyun de Medicina China (inscrito en el registro de establecimientos y servicios sanitarios de la Xunta).

El título, con acceso restringido a titulados sanitarios en Medicina, Enfermería, Odontología y Fisioterapia, completa en la actualidad su última edición, que acabará en diciembre de 2019 con los 15 alumnos que se matricularon en 2017-2018. «Como ya nadie en el hospital está trabajando en esa línea ya no se ha propuesto para seguir, no por la polémica, sino sencillamente porque no hubo interés», expone Julián Álvarez Escudero, decano de la Facultad de Medicina de la que depende el máster y jefe de servicio de Anestesiología del Clínico, en la que se inscribe la Unidad del Dolor, en la que hasta este momento y bajo la dirección de un médico externo acogía las clases prácticas optativas.

«Mi opinión como anestesiólogo es que la acupuntura no es una pseudoterpaia; es decir, la acupuntura no te cura el cáncer, pero es eficaz en el tratamiento de algunos problemas, fundamentalmente dolor intenso por contracturas musculares, que es en lo que se está utilizando. Es una de las técnicas que en el tratamiento del dolor puede ser coadyuvante, un tratamiento que ayuda, del mismo modo que a los enfermos con dolor oncológico se les dan dosis bajas de corticoides; un coadyuvante con eficacia reconocida en muchas publicaciones», expone Álvarez Escudero. En cualquier caso, afirma, «tenemos el máximo interés en trabajar dentro de la normativa», de acuerdo a las indicaciones del Gobierno. Si la retirada de la acupuntura se confirma, prosigue, se asumirá «sin dramatismos»: «No sería nada excepcional la retirada de un medicamento o de una técnica, son muchos los que se han abandonado en la historia por falta de eficiacia o por efectos secundarios que no justifican su continuidad», expone. Sí confía, sostiene, en que si el trabajo final lleva a la retirada de la acupuntura el documento del Gobierno «vaya acompañado de un buen número de citas y de bibliografía de evidencia científica en contra».