Es Noticia
ABC
ABCABC de SevillaLa Voz de CádizABCGalicia

La joven que denunció a la 'Manada gallega' admite ahora que se lo inventó

La Guardia Civil cierra las pesquisas ante la nueva declaración de la joven, investigada ahora por simulación de delito

SantiagoActualizado:

Ni Manada, ni abusos. La Guardia Civil ha dado por concluida la investigación en torno a los supuestos abusos sexuales cometidos por un grupo de chicos contra una joven de 19 años en la madrugada del día 9 en A Estrada (Pontevedra). Según han informado a Europa Press fuentes de la Guardia Civil, la propia denunciante se comunicó ayer con los agentes a cargo de las pesquisas para confesar que su denuncia era falsa. Previamente, la chica, vecina de Vilagarcía, habría incurrido en contradicciones, lo que la habría empujado a admitir la falta de verdad de su testimonio. La chica está siendo investigada ahora por simulación de delito.

La joven había presentado la denuncia a mediados de la semana pasada en el cuartel de la Guardia Civil de Cambados. La Policía Judicial de la Guardia Civil de Lalín se hizo cargo de la investigación. En la denuncia, la chica afirmó que en la madrugada del día 9 de diciembre, cuando participaba en una fiesta en la discoteca Lennon, perdió de vista a sus amigas, salió a la carretera para comprobar si estaban en el coche y allí, en el arcén, fue rodeada por un grupo de diez chicos de 20 a 25 años que se rieron de ella, y forcejearon para tratar de quitarle los pantalones. Según su relato , el grupo se habría disuelto después de que una pareja que había escuchado los gritos de la joven, acudiese en su auxilio.

En los últimos días, las fuerzas del orden habían solicitado la colaboración ciudadana, demandando la cooperación de cualquier persona que hubiese podido ver algo esa madrugada.

Según detallaron a ABC fuentes de la investigación, los agentes de la Policía Judicial procedieron en un primer momento a buscar testigos de los hechos, alguna cámara de seguridad que los hubiera captado o la supuesta pareja que acudió en auxilio de la joven. Pero no encontraron nada. A última hora del lunes, los investigadores comenzaron a restarle credibilidad a la denuncia y barajar la posibilidad de que se tratara de una invención. Con esta hipótesis volvieron a tomar declaración a la chica, y fue en este segundo testimonio cuando empezarona a apreciarse incoherencias en el relato. Apenas 24 horas más tarde, la joven contactó con la Guardia Civil para reconocer que todo fue una burda invención.

Las citadas fuentes han lamentado a este periódico que esta mentira «haya malgastado recursos de la Guardia Civil durante tres días» que podrían haberse destinado a otras investigaciones en marcha. Además, han censurado «la alarma social que se creó en A Estrada desde que se conoció la denuncia» y el «daño reputacional» a la discoteca, que en la noche de los inexistentes abusos vivía una fiesta de reapertura.

Outbrain