Los sindicatos califican de «éxito rotundo» la concentración de los productores lácteos

Aglutinados bajo el lema «Por unos precios dignos para la leche», los ganaderos se desplazaron a las grandes áreas más cercanas para repartir información

Actualizado:

ELENA PÉREZ

SANTIAGO. Las grandes multinacionales de Pontecesures (Pontevedra), Pontedeume (La Coruña) y Vilalba (Lugo) fueron ayer diana de los 8.000 ganaderos, pertenecientes a las 16.000 explotaciones lácteas existentes en la Comunidad, que una vez más salieron a la calle para ejercer presión sobre la intención de las industrias de continuar bajando los precios de la leche, tras la reducción de 0,012 euros aplicada en febrero.

Aglutinados bajo el lema «Por unos precios dignos para la leche» se desplazaron a las grandes áreas más cercanas para repartir información a los consumidores sobre el uso de la leche como «producto reclamo» habitual en estas superficies, donde se venden briks a un precio que no cubre, ni tan siquiera, los costes de producción.

Y es que pocos se quisieron perder su cita en los tres puntos previstos. Así en la factoría Nestlé de Pontecesures se reunieron unos 2000 ganaderos, en la de Suiza Foods de Pontedeume unos 2.500 y a la de Lactalis en Vilalba acudieron cerca de 3.000 profesionales. Tal y como aseguraron los tres sindicatos convocantes «se trata de una lucha por la supervivencia porque es una cuestión de vida o muerte para las explotaciones».

En este sentido, los secretarios generales de UU.AA y SLG, Roberto García y Lidia Senra, respectivamente, y Francisco Bello, secretario técnico de XX.AA, coincidieron en señalar a Europa Press el «éxito abrumador» de la convocatoria, con la que los ganaderos muestran su «indignación por el proceder injusto, especulativo y abusivo de las industrias lácteas», precisaron.

Roberto García apuntó que un 80 por ciento de los productores de leche con cuota en Galicia acudieron a las concentraciones lo que da muestra, según dijo, «del grado de desesperación del sector». A este respecto, manifestó que espera que estos esfuerzos sirvan para hacer recapacitar a las industrias que «sólo piensan en mejorar sus beneficios amparándose en razones de marcado inexistentes»; a la distribución, «que aprovecha esta guerra para emplear la lecha como producto reclamo», y a la Administración, «que se limita a decir que tenemos razón, y no hace nada contra este robo de las empresas a los productores», recriminó.

El secretario de Unións Agrarias fue claro: «La Consellería de Medio Rural tiene que hacer algo más que intermediar, hacer presión a las industrias echando mano de los presupuestos y el DOG».

Por su parte, Lidia Senra confió plenamente en que el éxito de esta última convocatoria haga rectificar a las industrias para que cejen en su empeño de rebajar el precio de la leche, y estén dispuestas a acercar posturas en la Mesa que se prevé vuelva a reunirse en el mes de abril. De no ser así, los agentes implicados están dispuestos a descargar toda la artillería a través de acciones «más contundentes, que toquen y hagan daño a las cuentas de los resultados de las empresas».

Según advirtieron, una nueva bajada del precio sería inasumible ya que, tal y como alertaron los propios ganaderos están haciendo frente a una «subida bestial» de los costes de producción en los últimos dos años. «Todavía están pagando la multa por supertasa de la anterior campaña y la leche comprada del Fondo de cuota», sentenciaron al unísono.