La víctima conoció a su agresor a través de las redes
La víctima conoció a su agresor a través de las redes - ABC
TRIBUNALES

El «sexting» más extremo: fotografías a cambio de droga

Un orensano afronta 18 años de cárcel por abusar de una menor a la que convenció para que enviase fotos a cambio de cocaína y marihuana

SantiagoActualizado:

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Orense juzga el martes y miércoles de la próxima semana a un varón, que afronta 18 años de cárcel acusado de supuestos abusos sexuales y corrupción sobre una menor, de 16 años, a la que convenció de intercambiar imágenes pornográficas a cambio de drogas.

En concreto, la Fiscalía mantiene que el hombre durante el primer mes del año 2016 realizó «una labor de persuasión» de una menor de 16 años, consumidora habitual de estupefacientes, y «acabó convenciéndola para que le enviara fotos y vídeos de contenido sexual, prometiéndole a cambio proporcionarle drogas». Asimismo, también él le remitió a ella fotografías suyas desnudo.

En este contexto, el Ministerio Público sostiene que el acusado, «con el propósito de entregar a --la menor-- las sustancias estupefacientes que le había prometido», en febrero de 2016 la llevó a un hotel-restaurante. Allí, «aprovechándose de la superioridad que tenía sobre ella, por su mayor edad, y aprovechando también que ella había fumado un porro, le dijo que se quitara la ropa y le hizo diversos tocamientos sin contar con el consentimiento de ésta». Tras ello, le entregó dos gramos de cocaína, marihuana y cuatro paquetes de tabaco.

Con posterioridad, en un registro realizado en el domicilio del varón, se encontraron 208 euros procedentes de la venta de sustancias estupefacientes y más de kilo y medio de cocaína (de diferentes purezas) y 0,5 gramos de cannabis, con un valor total en el mercado de casi 65.000 euros. Por estos hechos, la Fiscalía pide que el hombre sea condenado a tres años de prisión por corrupción de menores, a siete años por abuso sexual y a ocho años por delito contra la salud pública. Además, reclama que se le impida comunicarse o acercarse a menos de 300 metros de la víctima y que la indemnice en la cantidad de 10.000 euros por daños morales.