Turistas en el casco histórico de Santiago de Compostela
Turistas en el casco histórico de Santiago de Compostela - MIGUEL MUÑIZ
MUNICIPAL

Santiago prohíbe los pisos turísticos y los nuevos hoteles en el casco histórico

Compostela Aberta saca adelante una modificación del plan especial que considera incompatible el uso de la vivienda para la pernoctación de viajeros

SantiagoActualizado:

El pleno del Ayuntamiento de Santiago, con la abstención de PSdeG y BNG y los votos en contra del PP, ha aprobado la modificación del plan especial en la que se establece la prohibición de pisos turísticos y nuevos hoteles en el casco antiguo compostelano. Concretamente, el texto aprobado delimita los usos de los inmuebles de la zona medieval o intramuros de la capital compostelano, estableciendo de manera «global» que el permitido es el de vivienda.

Además, para el recinto de la ciudad medieval e intramuros, señala los usos compatibles ocupando la edificación exclusiva: el institucional privado en superficie de más de 500 metros cuadrado, administración pública e institucional, sociocultural, docente, asistencial, universitario residencial e investigador. Es decir, se permite destinar los inmuebles a residencias universitarias, pero no para fines turísticos.

Así, el texto del plan especial considera incompatible el uso de la vivienda para la actividad turística: cualquier forma de alojamiento turístico o temporal de corta estancia, entendiendo por tal la de duración inferior a 30 días consecutivos -u otra que se determine por la normativa específica de los alojamientos turísticos excluida o no sujeta a dicha regulación-. Para los edificios con superficie útil total menor de 50 metros cuadrados (sumadas todas las plantas), se tolera el uso exclusivo comercial y el de oficinas.

En su defensa de la propuesta, el concejal responsable de Urbanismo, Jorge Duarte (Compostela Aberta), ha explicado que no era posible hacer discriminaciones para los pisos turísticos. «No podemos introducir ninguna enmienda (o disposición transitoria)», ha asegurado, frente a las peticiones de la oposición de dejar fuera esta modalidad.

Una de estas voces fue la del popular Agustín Hernández, quien afirmó que si el gobierno local de Compostela Aberta estuviese dispuesto a quitar esta cuestión de la modificación, los populares se abrirían a negociar e incluso dar luz verde a los cambios para limitar los hoteles en la zona histórica.

Por su parte, la concejala del BNG Goretti Sanmartín, que defendió la abstención por la necesidad de que el Ayuntamiento adoptase una decisión ante el fin de la moratoria establecida el próximo 25 de noviembre, criticó, por el contrario, que se traslade la idea de que todos los que cuentan con un piso turístico tienen «fines especuladores» y pidió «no caer en estereotipos».

Paco Reyes, por parte del PSOE, ha retado a los responsables municipales a acudir con él para ver los usos que se están haciendo de oficinas en la zona vieja, según dijo, de forma irregular, y se ha preguntado qué ha hecho el gobierno local para acabar con los pisos turísticos ilegales. Jorge Duarte ha defendido la actuación municipal de «limitar el uso turístico» de la zona antigua por la "saturación" existente. «Queremos que la ciudad histórica sea para los compostelanos», ha aseverado, ante advertencias de Agustín Hernández de que se «va a generar un problema donde no lo había».