Usuarios en la sala de espera de un centro de salud
Usuarios en la sala de espera de un centro de salud - VALERIO MERINO
Acuerdos

Sanidade acepta 30 pacientes por médico y día como cifra objetivo

El pacto suscritos con las sociedades de medicina de familia y los colegios médicos no desactiva la propuesta de huelga en toda la Primaria para los días 9, 10 y 11. Núñez Feijóo garantiza el compromiso económico para el desarrollo «al detalle» de todos los puntos acordados

SantiagoActualizado:

Siete puntos concretados en poco más de un folio han valido más que todo un borrador orquestado tras dos meses de mesas de trabajo e intercambio de propuestas. La estrategia de la Consellería de Sanidade para el fortalecimiento de la Atención Primaria ha recuperado de nuevo para el diálogo a cuatro agentes irrenunciables de cara a cualquier pacto creíble para el primer nivel asistencial: las tres sociedades científicas de Medicina Familiar y Comunitaria con implantación en la Comunidad (Agamfec, SEMG y Semergen) y el Consello Galego de Colexios Médicos rubricaban a última hora del miércoles un acuerdo con el Sergas que reconduce las relaciones entre las partes. La interlocución había quedado en suspenso a principios de febrero ante el desencanto de los facultativos con una dinámica de trabajo y debate de propuestas que, a su juicio, diluía el problema que había estallado en los centros de salud por la sobrecarga en las consultas médicas y retrasaba soluciones concretas conocidas desde hace años.

«Prefiero siete puntos concretos que 175 acciones difusas. Faltan muchas cosas, pero se han puesto los primeros números», exponía ayer Jesús Sueiro, de la Asociación Galega de Medicina Familiar e Comunitaria (Agamfec), valorando el «paso en la buena dirección» que representa el compromiso de 60 plazas nuevas de facultativos en dos años a distribuir en aquellos centros de salud con mayores problemas de sobrecarga —el documento apuesta por priorizar aquellos dispositivos con cupos de más de 1.400 pacientes por profesional y más de un 15% de usuarios mayores de 75 años, indicando la necesidad de introducir también correcciones relativas a la complejidad de los casos—, o el máximo de 30 pacientes diarios por médico admitido por la Administración sanitaria como «objetivo idóneo».

Este último aspecto había sido durante el trabajo en las mesas de diálogo uno de los puntos más espinosos, ante las reticencias de la Administración sanitaria a marcar topes que pudiesen comprometer la accesibilidad y arriesgar la asistencia a demandas urgentes sin cita. En Galicia, según datos facilitados por el Sergas, los médicos de familia atienden una media de 29 pacientes diarios, si bien, un 46% recibe a 30 o más cada jornada.

El acuerdo perfilado el miércoles también avanza en la mejora del contrato de estabilidad para médicos sustitutos —una de las medidas bandera del Sergas en su política para la Primaria—, garantizando la libranza de 24 horas después de cada una de las guardias en PACs a las que obliga el nuevo vínculo para eventuales. Entre los compromisos todavía pendientes de concreción figura la revisión del tamaño del área geográfica a la que quedará vinculado el facultativo con contrato de estabilidad. Y, en opinión de Sueiro, nuevos pasos adelante en la concreción de las capacidades ejecutivas de los jefes de servicio o en el refuerzos de las plantillas en otras categorías: «Necesitamos una buena inyección de personal de enfermería, fundamental en el cuidado y seguimiento de pacientes crónicos diagnosticados, pero también en trabajo social y servicios generales», apuntó.

Interrogado por el último de los siete puntos del documento, que fija un plazo de tres semanas para hacer pública la financiación necesaria para echar a andar las medidas, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, garantizó el «compromiso» del Ejecutivo que preside para el desarrollo «al detalle» de cada una de las actuaciones pactadas.

El acuerdo no ha desactivado sin embargo la amenaza de huelga que el Coordinadora Galega de Atención Primaria mantiene para los días 9, 10 y 11 de abril. El pacto ha sido rechazado también por CCOO, que acusa a Sanidade de olvidar a otras categorías y pactar cuestiones laborales fuera de la mesa sectorial.