Cirugía de cáncer de colon en una fotografía de archivo
Cirugía de cáncer de colon en una fotografía de archivo - INÉS BAUCELLS
Programa de detección precoz

El riesgo de cáncer de colon cae en un 60% tras el primer control de cribado

Lo datos recabados por el Sergas muestran también una reducción, de alrededor del 30%, en la tasa de detección de tumores benignos entre las personas que ya han participado en el programa

SantiagoActualizado:

El cáncer colorrectal es el más frecuente entre la población global (el segundo tras el de mama en las mujeres y el segundo en los hombres, tras los tumores de próstata y adelantando al cáncer de pulmón). En 2017 —el último año con estadísticas completas de mortalidad publicadas por el INE— 1.222 personas fallecieron en Galicia por esta enfermedad oncológica, la mayor parte diagnosticadas en estadíos avanzados, lo que afecta a la supervivencia de los pacientes. Para agilizar la detección de las lesiones cancerosas y multiplicar las oportunidades de curación, en marzo de 2013 echó a andar en Galicia el programa de cribado del cáncer de colon y recto, posible gracias a dos características básicas de esta tipología de cáncer: el 80% de los casos proceden de un pólipo intestinal que sufre una transformación maligna a lo largo de un periodo amplio de tiempo (hasta diez años) y la presencia de estas masas precancerosas puede ser rastreable a través de una prueba sencilla de sangre oculta en heces. Así, ante un resultado positivo en este test de partida, una colonoscopia puede confirmar o no la existencia de lesiones y extirparlas durante la misma intervención frenando su progresión y atajando el riesgo.

Ahora, con los primeros resultados de impacto del programa —su aplicación en todo el territorio del Sergas se completó en 2017— relativos a personas que han tenido oportunidad ya de participar más de una vez en la prueba de cribado (el test de sangre oculta en heces se ofrece a la población objetivo cada dos años) refuerzan los indicadores de éxito del programa, añadiendo nuevos datos sobre su capacidad para atajar las probabilidades de cáncer. En concreto, según la información manejada por Saúde Pública, tras una primera ronda de control la tasa de detección de cáncer colorrectal disminuye un 70% en los hombres y un 62% en las mujeres, y la reducción se aprecia en todos los grupos de edad. La misma rebaja de riesgo de detección de lesiones se repite en el caso de los adenomas (tumores benignos), aunque en este caso en menor medida, un 33 y un 28%, respectivamente, para cada uno de lo sexos.

El 93% vuelven a participar

Del análisis también se desprende cómo el grado de compromiso de los usuarios con el programa aumenta a partir de la primera llamada: mientras que ante el primer ofrecimiento para participar en el cribado a través del test de sangre oculta en heces son alrededor del 40% quienes responden favorablemente y se someten a la prueba, la participación sube hasta el 93% en los llamamientos sucesivos.