Actividad de cocina en el CEIP Celso Currás de Trabada
Actividad de cocina en el CEIP Celso Currás de Trabada - CEIP CELSO CURRÁS
Rural

Un pueblo de Lugo ofrece casa y trabajo para salvar su colegio

16 familias se han interesado por el ofrecimiento de Trabada, una localidad de poco más de un millar de vecinos con una unidad de Educación Infantil en riesgo

Actualizado:

El ayuntamiento lucense de Trabada es una de tantas localidades empeñadas en remar en contra de la despoblación. Cuatro habitantes ganados en un padrón de poco más de mil cien habitantes marcaron en 2018 un modesto punto de inflexión en décadas de retrocesos (en 1996, primer año en la serie del Instituto Galego de Estatística, se aproximaba los tres mil vecinos). Con los datos de matrícula escolar cerrados y el tiempo en contra, el municipio trabaja ahora a contrarreloj para ganar alumnado e impedir que el próximo septiembre no pueda abrir sus puertas la unidad de Infantil (de tres a seis años) de su colegio plurilingüe CEIP Celso Currás: necesitan un mínimo de seis alumnos para asegurar su continuidad y cuentan con dos matriculados.

Casa y trabajo, es el ofrecimiento lanzado en los últimos días por la corporación municipal que preside Mayra García Bermúdez para tratar de captar para el municipio a familias con al menos dos hijos de entre 3 y 6 años que puedan asentarse en Trabada y salvar la unidad educativa en riesgo. El llamamiento, explica la alcaldesa, ha funcionado este mismo jueves confían en arrancar las entrevistas con los candidatos. «Hemos recibido 16 llamadas. Tres de ellas cumplen con el requisito que planteábamos de modo urgente: al menos dos hijos con edades comprendidas entre los tres y los seis años, pero la acogida que está teniendo la propuesta nos empuja a pensar en un programa de asentamiento de familias a medio y largo plazo. En estos momentos disponemos de dos antiguas escuelas rurales rehabilitadas como vivienda y equipadas y listas para entrar en vivir. Pero tenemos cinco más rehabilitadas que podrían acoger a nuevas familias», explica la regidora en conversación con ABC.

El ayuntamiento no está solo en su campaña, y al ofrecimiento de vivienda gratuita para las familias con hijos que ayuden a salvar la unidad de Infantil se suma la posibilidad de empleo, de la mano de una empresa de electricidad local. «Blanco Villar se puso enseguida en contacto con nosotros. Van a necesitar contratar a tres personas, y, dado que hay una inversión inicial en formación, prefieren que sus nuevos empleados sean madres o padres de familia, con mayores posibilidades de permanecer en la empresa una vez que fijen su residencia aquí», relata Mayra García.

Desde La Rioja o Ciudad Real se han interesado candidatos en la oferta de Trabada. Las tres familias que se ajustan a los requisitos marcados por el consistorio provienen de Orense, La Coruña y Lugo. Si todo va bien, al menos dos de ellas pasarán a engrosar el censo de la localidad lucense en los próximos días. Cuatro mujeres se ocuparán de la evaluación en una comisión compuesta por la alcaldesa de Trabada, la concejala de Educación, Igualdad y Desarrollo Local, la directora del centro educativo y la trabajadora social municipal.