Teodoro García Egea, junto a miembros del PPdeG, este domingo a mediodía en la Plaza do Obradoiro
Teodoro García Egea, junto a miembros del PPdeG, este domingo a mediodía en la Plaza do Obradoiro - EFE
ELECCIONES

García Egea apela a la «capacidad» de Galicia de «decidir» tras el 28-A

El secretario general advierte de que si los gallegos quieren tener «peso» en el Gobierno «la opción es Pablo Casado»

SANTIAGOActualizado:

La campaña electoral entra hoy en la semana decisiva. Se acorta la cuenta atrás y el PPdeG aprieta el acelerador. Vuelve Alberto Núñez Feijóo a ponerse al frente del pelotón, pero la acumulación de visitas a poblaciones de tamaño mediano y pequeño da paso a mítines en urbes, como el de hoy en Lugo. El jefe de los populares gallegos volvió este domingo a entrar en harina política, después de tres días de asueto, acompañando a Teodoro García Egea en Vilagarcía, donde cerró una jornada que abrió en Santiago. A mediodía, entre turistas que le pedían fotos -«¿Estáis haciendo el Camino?», preguntaba a una mujer de mediana edad que le requirió para una instantánea-, el secretario general del PP se dio un paseo -selfi en la Plaza do Obradoiro incluido- por el casco histórico bajo un sol que ha sido la envidia del resto de España.

Antes, se plantó ante los micrófonos y teléfonos móviles que registraron sus palabras, que comenzaron con elogios a Galicia -«siempre ha sido una locomotora para España», «garantía de igualdad de oportunidades y de una España unida»- para enseguida virar hacia la advertencia de que el 28-A solo hay «dos opciones: Pedro Sánchez o Pablo Casado. El resto son actores secundarios». Otra idea centró su discurso: la «capacidad de decidir» en el futuro Gobierno. Esto es, el «peso» que tendrán los gallegos en función de quién acabe en La Moncloa.

García Egea expuso la siguiente dicotomía: «Si gana Pablo Casado, el futuro AVE a Galicia lo va a negociar Núñez Feijóo. Si gana Pedro Sánchez, el AVE a Galicia va a estar en manos de Otegui y Junqueras. Si se tiene que negociar en la cárcel de Lledoners, la opción es Pedro Sánchez (...). Si Pablo Casado gobierna, Feijóo va a tener la capacidad de guiar los destinos de Galicia y España». En resumen, si continúa Sánchez, expuso el secretario general del PP, «Galicia de nuevo será castigada, como lo está siendo en este momento». Tanto aquellas «empresas que son referencia» como «en materia impositiva y recorte de libertades».

A su lado, su homólogo en Galicia, Miguel Tellado, venía de desgranar la lista de sectores sometidos a «agravios continuados» -industria electrointensiva, sector naval, centrales térmicas, automoción, Ence, conserveras- por parte de un Gobierno que «pretende castigar a Galicia». Ante este balance, incidió el secretario general del PPdeG, «el PSOE y Pedro Sánchez no merecen el voto de ningún gallego», pues «durante 10 meses de Gobierno» lo que recibió Galicia «fue nada, y más bien problemas». «Estamos preparados para ganarle las elecciones al Partido Socialista y también a las encuestas», advirtió.

PP, garantía de avance

García Egea y Tellado comparecieron a media tarde en un mitin en Ponte Caldelas, y de ahí el dirigente nacional del PP puso rumbo a Vilagarcía para el cierre de la jornada junto a Feijóo y Ana Pastor. El presidente de los populares gallegos subrayó que España no se puede permitir durante cuatro años ni la «frivolidad» de Sánchez ni las «exigencias» de Podemos ni los «peajes» que imponen tanto los nacionalistas como los independentistas, según recoge la nota difundida por el PPdeG.

Feijóo incidió en que, cuanto más independentismo, menos rural gallego, menos Galicia y, en definitiva, menos España. Es la desigualdad, marca de la casa de Sánchez, contra la que ha prevenido Feijóo en múltiples intervenciones. Esto en el debe. En el haber, el PP, «única garantía de avance y único valor seguro gestionando las dificultades». Votar a los populares, proclamó, es votar por el crecimiento, el empleo y la responsabilidad, en contraste con un Sánchez que «no tiene soluciones».

Solo el PP, además, se está preocupando por el «día siguiente», por «proponer un Gobierno que gobierne», a base de ideas, proyecto, propuestas y equipo. De nada de esto, dijo, quiere hablar el PSOE, porque quedarían al descubierto sus «carencias»; ni el resto, que solo aspiran a «mandar sin gobernar». Tiene menos de una semana el PP para convencer al electorado de centro-derecha.