Pontedeume esperó once meses un pediatra

POR EVARISTO AMADOLA CORUÑA. Esté en la Avenida Ricardo Sánchez o el callejón del Gato de Valle-Inclán, la situación vivida durante los últimos once meses en el Centro de Salud de Pontedeume, un

POR EVARISTO AMADO LA CORUÑA.
Actualizado:

Esté en la Avenida Ricardo Sánchez o el callejón del Gato de Valle-Inclán, la situación vivida durante los últimos once meses en el Centro de Salud de Pontedeume, un pueblo de 9.000 habitantes situado en el eje La Coruña-Ferrol, bien podría calificarse de sainete. Habilitado en 2001 sobre la estructura del antiguo instituto de bachillerato local, los adscritos a este centro de Atención Primaria de nuevo cuño situado en la franja costera de la ría ferrolana debieron aguardar casi un año para que el Sergas cubriese la baja del facultativo responsable del turno de pediatría de tarde.

Con un solo profesional a cargo de más de 1.200 pequeños, el colapso en los primeros meses fue inevitable. El goteo de reclamaciones, incesante. Colas y quejas, quejas y colas. Más algún que otro enfado.

En un primer momento llegaron los requiebros, las promesas y las declaraciones de intenciones por parte de la Administración. Más tarde, las reclamaciones por parte de Ayuntamiento y grupos políticos locales, varias inquisiciones parlamentarias y la consecuente atención mediática. Finalmente, la presión social en forma de concentración -más las cámaras de televisión a ella asociada- logró una solución efectiva por parte de la consellería el pasado 13 de noviembre, con la incorporación de un nuevo pediatra al centro. Dos semanas después, el responsable del ambulatorio, Manuel Pereira, mantiene en su conversación con ABC las justificaciones esgrimidas por la Administración durante el lapso temporal: primero, la falta de pediatras; más allá, el escaso atractivo del turno de tarde para los profesionales. «Parece mentira, pero es cierto», añade. La cronología es la que sigue.

Las reclamaciones previas. 13 de enero de 2006. La socialista María José Rubio, conselleira de Sanidad, inaugura los nuevos departamentos de Odontología y Fisioterapia del centro de atención primaria de Pontedeume. Allí, el concejal nacionalista Manuel Rei Romeu -el PSOE gobierna en el municipio en coalición con nacionalistas y el apoyo de un grupo independiente- reclama la ampliación de la plantilla del centro en al menos un facultativo. Rei hace especial hincapié en el servicio de pediatría durante los períodos vacacionales en sus reclamaciones a la responsable del departamento.

El traslado. 20 de enero. Tras un concurso de plazas por parte de la Administración, el pediatra del turno de tarde es trasladado a otro destino de la comunidad. La plaza queda vacante y no llega un sustituto.

La promesa. 13 de marzo. Ante las primeras reclamaciones por parte del Ayuntamiento, la Consellería se compromete a cubrir «en el plazo de dos meses y de forma definitiva» el hueco en el turno de tarde.

Primera misiva del gobierno local. 15 de marzo. La concejalía de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Pontedeume remite por escrito al secretario xeral de la consellería de Sanidad, José Manuel Peña, y a la delegada provincial, María Ausencia Tomé, un escrito en el que incluye, entre otras reclamaciones, la necesidad de dotar de personal al servicio de pediatría.

Quejas del PP local. 14 de mayo. El PP eumés denuncia «el desinterés de la consellería de Sanidad por cubrir la plaza de pediatría que ha quedado vacante» y destaca que «la situación está alcanzando límites insostenibles para los pacientes». El grupo popular local denuncia que los «tapones» en la consulta alcanzan por veces la treintena de niños (hasta 14 años).

Segunda misiva recordatoria. 21 de junio. Más de tres meses después del compromiso del departamento autonómico, el responsable del área de Sanidad del ayuntamiento eumés remite un nuevo texto «recordatorio» a la delegada provincial. Ésta se remite al mes de septiembre para cubrir el vacío: entonces se cumpliría el plazo final del proceso de selección abierto en el Proceso Extraordinario de Consolidación de Empleo del Sergas, convocado en el DOG de 25 de mayo.

Repercusión mediática. 4 de julio. El Ayuntamiento denuncia en la prensa local la saturación de la única pediatra del centro (1.600 niños están bajo su responsabilidad) y el constante goteo de reclamaciones por parte de los progenitores.

Sin ningún pediatra. 6 de noviembre. Una nueva reorganización de pediatras a nivel gallego provoca la marcha a otro destino del único facultativo de pediatría del centro. Durante tres días -el Sergas otorga por ley un plazo de dos jornadas para la realización de traslados- la especialidad queda desierta. Médicos generalistas atienden a los pequeños, en caso de urgencia.

Parlamento de Galicia. 7 de noviembre. El diputado nacionalista Fernando Blanco lanza en el Parlamento gallego la pregunta que centenares de padres eumeses se repiten en los últimos meses: ¿Prevé la Consellería cubrir la plaza vacante desde el 20 de enero? Blanco puntualiza que el Sergas había estimado la contratación de un nuevo profesional «antes del verano» en respuesta a esa misma pregunta en marzo.

El centro reconoce el caos. 8 de noviembre. Manuel Pereira, responsable del centro eumés, reconoce que el servicio de pediatría está saturado. «Hace falta un médico, pero el problema es que no los hay». El «parche» utilizado por la Consellería -contratar dos tardes a la semana una profesional de otro centro- se manifiesta totalmente insuficiente.

Concentración vecinal. 9 de noviembre. Haciendo caso omiso de los pretextos lanzados desde el Sergas, medio centenar de vecinos se concentran delante del Ayuntamiento eumés protestando por las condiciones del servicio de pediatría del centro de salud. Tanto el responsable de Servicios Sociales, Rei Romeu, como el socialista Belarmino Freire (alcalde), apoyan la concentración. Enfrente del grupo, cámaras fotográficas y de televisión.

La solución, llega once meses después. Ese mismo día, la Consellería de Sanidad informa de la incorporación en el plazo de dos días de un segundo pediatra para el turno de tarde, que se incorpora finalmente el 13 de noviembre.

Tras casi un año con un único facultativo en el turno de mañana, este pueblo costero permaneció durante tres días sin especialista en Medicina Infantil, hasta que la solución llegó de la mano de las cámaras de televisión

ABC

El Centro de Salud municipal permaneció durante tres días sin especialista en Medicina Infantil