Audiencia Provincial de La Coruña
Audiencia Provincial de La Coruña - EFE
Tribunales

Piden cuatro años de prisión por abusos sexuales continuados a dos hermanas de 11 y 12 años

El acusado es el padre de la expareja sentimental de la tía de las niñas, que acogía a las pequeñas

SantiagoActualizado:

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de La Coruña verá este miércoles el juicio oral contra un hombre acusado de tocamientos obscenos a dos niñas, sobrinas de la que fuera compañera sentimental de su hijo. Ella acogía a las pequeñas en su hogar, y durante un tiempo los cuatro convivieron en su domicilio. En el momento de los hechos la relación de la pareja ya había terminado, pero las menores mantenían buena relación con el hombre y continuaban visitando la casa de los padres de éste. Según recoge el Ministerio Fiscal en su escrito de calificación, mientras la pareja estuvo junta «era normal que los cuatro acudiesen con cierta frecuencia a comer y a visitar a los padres de YYY, el acusado ZZZ (sin antecedentes penales) y su esposa», que residían en La Coruña. «A pesar de la ruptura de la relación -prosigue-, como quiera que los vínculos afectivos entre el padre y las niñas eran muy estrechos, este continuó acudiendo en compañía de las dos a la vivienda descrita, en visitas espaciadas, que se distanciaron más cuando comenzó a trabajar en el extranjero».

La pareja se separó en 2006, pero fue a partir de 2013, cuando las hermanas contaban con 11 y 12 años, cuando se produjeron los presuntos abusos; «cuando ZZZ, con la finalidad de satisfacer su ánimo lúbrico, aprovechando circunstancias en que las menores no se hallaban acompañadas y no podía ser visto por adultos en el citado domicilio, introducía sus manos bajo las prendas superiores que aquellas vestían y les realizaba tocamientos: con AAA lo hizo en no menos de tres ocasiones y, al menos una vez con BBB», expone el escrito de la Fiscalía. Fue una hija del acusado quien en abril de 2015 comunicó a la tía de las niñas que había visto este comportamiento de su padre con las pequeñas. La mujer, responsable del acogimiento formal de las menores, formalizó entonces la denuncia.

La acusación pública solicita para el acusado penas de 4 años y 6 meses de prisón por un delito de abusos sexuales y otro de abusos sexuales continuados, y una prohibición de acercarse a menos de 200 metros de las jóvenes y de comunicarse con ellas por cualquier medio por plazo de seis años. Asimismo se demanda una indemnización por daño moral de tres mil euros para cada una de ellas y la participación del procesado en programas formativos de educación sexual.