Feijóo junto al resto de miembros de la bancada del PP en O Hórreo
Feijóo junto al resto de miembros de la bancada del PP en O Hórreo - MUÑIZ
Día de la Mujer

Los partidos se alejan del consenso para acabar con la desigualdad de género

Feijóo anuncia que el Gobierno gallego publicará el séptimo plan estratégico de igualdad a finales del mes de marzo

SantiagoActualizado:

La unidad para acabar con la desigualdad de género dista de ser real. Lejos de mostrar el espíritu de consenso que merecía la celebración del Día Internacional de la Mujer, las fuerzas políticas gallegas se enzarzaron ayer en los reproches ideológicos y la confrontación partidista. La sesión de control al Gobierno deparó un debate bronco, poco resolutivo, en el que el presidente de la Xunta avanzó su intención de publicar a finales del mes de marzo la séptima edición del Plan Estratéxico de Igualdad. El sexto en sus ocho años al frente del Gobierno autonómico.

Alberto Núñez Feijóo repasó los logros de su administración en materia de igualdad como abriendo un paraguas contra las invectivas de la oposición. El suyo es un «feminismo sin etiquetas», frente a los que buscan hacer de la lucha contra el sexismo «una cuestión partidista». «La igualdad también es una cuestión de respeto —señaló—, así que empecemos por respetarnos aquí». Sus palabras tuvieron, no obstante, poco eco durante el resto de la sesión.

Planeaba la polémica sobre los tuits de Carmen Santos, cuando el portavoz parlamentario de En Marea trajo a escena al presidente de la Diputación de Orense, Manuel Baltar, involucrado en un presunto caso de prevaricación por ofrecer trabajo a cambio de relaciones sexuales. Villares censuró que los populares mantengan «en sus filas a un hombre que puso precio a una mujer». Era, en cierta medida, una forma de esquivar el primer reto que le lanzó Feijóo —«una disculpa, y hablamos»— y de evitar rechazar las insinuaciones machistas vertidas por su compañera de escaño y líder de Podemos Galicia.

La confluencia lamenta que el 92% de los permisos por paternidad hayan recaído sobre las mujeres y achaca parte de la culpa a que las administraciones no sensibilizan lo suficiente en este aspecto. Además, atacó al Ministerio del Interior por no aumentar los efectivos de la Policía Autonómica especializados en violencia de género. «Existen gobiernos de hombres que no protegen adecuadamente a las mujeres», afirmó Villares.

Antes que En Marea, el PSdeG fue el primero en poner encima de la mesa la responsabilidad de la Xunta «para derrumbar barreras y hacer desaparecer techos». El portavoz de los socialistas, Xoaquín Fernández Leiceaga, demandó la puesta en marcha de un plan de consolidación de empleo en el sector público para «beneficiar» a las mujeres, sobre todo a las más jóvenes. «Usted (por Feijóo) puede hacer mucho más», apeló. Incluir una «perspectiva de género» en el diseño de los presupuestos, como ya hacen en Austria o la región de Berlín, es una de las propuestas.

Desde el BNG, Ana Pontón reprochó al presidente que autorice fondos a escuelas que «segregan por sexos». «¿Para usted el feminismo sin etiquetas es el que financia congregaciones religiosas con fondos de igualdad?», preguntó

Los logros

La respuesta del jefe del Ejecutivo gallego pasó por reconocer los logros cosechados «entre todos» desde la Transición. A saber, un aumento del porcentaje de mujeres parlamentarias —un 45% a día de hoy— o haber pasado de seis alcaldesas gallegas en la primera legislatura democrática a las 37 actuales. El 41,7% de los puestos de responsabilidad de la Xunta están, además, ocupados por gestoras.

Desde que en el año 2004 el Parlamento gallego fuera el primer legislativo autonómico en aprobar una ley de igualdad, la Xunta ha venido explorando nuevas medidas. Desde el reconocimiento del permiso de paternidad, aprobado hace años, o la posibilidad de que las escuelas gallegas pueden impartir una asignatura sobre prevención del machismo, pionera en España.