Pablo Iglesias, con Gómez Reino y Yolanda Díaz, conmemoró con claveles en Vigo el 25 de abril, fecha de la Revolución de los Claveles en Portugal
Pablo Iglesias, con Gómez Reino y Yolanda Díaz, conmemoró con claveles en Vigo el 25 de abril, fecha de la Revolución de los Claveles en Portugal - MIGUEL MUÑIZ
Campaña

Pablo Iglesias: «Ojalá fueran obligatorios los debates, cada mes, sin trampas y sin el árbitro comprado»

El líder de Unidas Podemos carga contra los «poderes económicos» que urden una alianza entre PSOE y Ciudadanos

VigoActualizado:

Pablo Iglesias ha recalado en Galicia, en el penúltimo día de la campaña electoral, en una jornada que ha arrancado en la lonja de La Coruña, ha prolongado en la sede de Navantia, en Ferrol, y ha tenido como plato fuerte un mitin en el Auditorio Mar de Vigo, al que ha llegado con una hora de retraso, y donde se ha referido así a los recientes debates televisados por TVE y Atresmedia: «Ojalá fueran obligatorios lo debates, ojalá cada mes pudieran vernos a todos los representantes discutir en igualdad de condiciones, sin trampas, sin el árbitro comprado, con las mismas preguntas para todos».

«Cuando las reglas son iguales para todos, algunas cosas se empiezan a aclarar», ha abundado el líder y candidato de Unidas Podemos, quien se ha preguntado, en cualquier caso, cómo era «posible» que Irene Montero preguntara «cuatro veces» a la ministra Montero si descartaba en público una alianza con Ciudadanos tras el 28-A, «y no lo hiciera». O él mismo se lo preguntara «varias veces a Pedro Sánchez» y «tratara de despacharlo con la boca pequeña».

Una posible entente PSOE-Ciudadanos en la que se ha extendido al segurar que «hay poderes económicos en este país y sectores del PSOE que, si dan los números, van a trabajar para que haya un Gobierno de Rivera presidido por Sánchez. Eso lo sabe toda la gente progresista», ha apostillado.

Frente a esas hipotéticas maniobras, Iglesias ha postulado a su formación como la que frenará a «la derecha sin duda ni contradicciones», pues ellos son lo únicos que bajo ningún concepto llegarán a un acuerdo con Vox, Ciudadanos y el PP. «Nadie lo pregunta porque es evidente». En la misma línea, se ha felicitado en el arranque de su intervención, breve, de unos quince minutos, por «algo que ha pasado estos días, que es victoria nuestra», y que ha definido como «un desafío»: «decir la verdad» aunque collevara apuntar «verdades incómodas, pisar callos, levantar ampollas».

«Ha pasado que la gente en este país esta demostrando que no se deja engañar», ha indicado ante un público que, tras abrirse nuevamente las puertas a mitad de acto, ha podido rebasar los 1.500 asistentes, según se indicó desde En Común Unidas Podemos, marca electoral en Galicia. Según Iglesias, el resto de partidos pretendían que, en campaña, solo se hablase de Cataluña y Vox. «La derecha solo habla de Cataluña. El PSOE solo habla de Vox y dice que viene el lobo». Frente a esto, ha asegurado, su partido sí ha conseguido hablar de los «miedos reales de la gente», desde vivienda a empleo y energía, pasando por servicios públicos, sanidad y educación.

Guiños a Galicia

En su única jornada de la campaña en Galicia, Iglesias ha querido dejar varios guiños, al asegurar que «defender un país es defender la pesca» y «negociar de otra manera las cuotas en Europa». O al indicar que «defender un país no es insultar ni odiar a los independentistas, ni decir que viene el lobo, es defender la industria y el sector naval».

Finalmente, ha calificado de «vergüenza» que los «ganaderos tengan que estar vendiendo leche por debajo del precio de mercado», cuando lo necesario es que «el Gobierno se siente con las grandes distribuidoras y diga que no puede ser que se maltrate así al sector ganadero».

El líder de Unidas Podemos ha insistido en que «la gente está harta de que le tomen el pelo» hablando «solo de Torra y Vox», y ha repetido otro lema habitual en campaña: «Estamos muy cerca de gobernar. La gente va a demostrar que sí se puede».

Claveles en mano, el mitin se ha cerrado con el «Grandola vila morena», para celebrar que este 25 de abril se conmemora la fecha de la revolución en el país vecino, Portugal, a escasos kilómetros del lugar donde se ha celebrado el acto.