Aerocámaras, desde el Parque Tecnológico de Orense, trabaja en 8 países
Aerocámaras, desde el Parque Tecnológico de Orense, trabaja en 8 países - AEROCAMARAS.ES/CURSODEDRONES.ES

De Orense a California en dron

Una empresa gallega firma un contrato millonario en Estados Unidos para inspecciones con aviones no tripulados. Con planes en ocho países, forman pilotos en catorce escuelas por España

SANTIAGOActualizado:

Galicia se ha propuesto asaltar el cielo... a base de drones. El proyecto de aviones no tripulados promovido desde Rozas, en Lugo, es el mayor exponente en este sector aeronáutico, pero la victoria se juega en múltiples frentes. Uno de ellos es el de la empresa orensana Aerocámaras, que esta semana firmó un contrato millonario con una firma californiana. «No podemos dar detalles porque tenemos una cláusula de confidencialidad, pero es un proyecto de inspecciones técnicas con drones que nos lleva a trabajar no solo en Estados Unidos, sino también en otros países de su mano», explica al teléfono con ABC Jaime Pereira, gerente de Aerocámaras, que tiene su sede en el Parque Tecnológico de Orense.

Cuando hace una década era un veinteañero que ponía en marcha un pequeño negocio vinculado a la publicidad y las producciones audiovisuales no imaginaba que en 2016 facturaría 1,5 millones de euros con nueve trabajadores en plantilla y muchos más en proyectos esporádicos en países como Portugal, Suiza, Reino Unido, Francia, México, Honduras, Perú y dos en Oriente Medio. «En una semana nos vamos a Malí a iniciar otro a pesar de que no es muy recomendable», comenta. La previsión económica para este año es superior. Y han construido su éxito en plena crisis, pues fue en 2012 cuando decidieron ese giro, en el que hubo una mezcla de olfato y necesidad y para el que han sido necesarios «dedicación, ganas y arriesgar. Y algo de suerte. La confianza de los clientes nos ha ayudado muchísimo». Los frutos de su apuesta comienzan a dar frutos. Aunque no han dejado esos inicios de lado, Aerocámaras se parece poco a lo que imaginó entonces. Hoy, por ejemplo, forman pilotos de drones en catorce escuelas por toda España, dos de ellas especializadas en emergencias y seguridad. Los mejores son contratados.

—¿Qué tipo de alumno llega a vuestras escuelas: jóvenes, personas con experiencia que intentan reciclarse...?

—Desde el emprendedor que ve la oportunidad en los drones con un nuevo negocio o ampliando el suyo (un estudio de fotografía, una productora pequeña, un negocio de topografía...) hasta ingenieros de todo tipo o empresas grandes que envían a todo su personal a formarse. También la administración pública. Tenemos el mejor campo de entrenamiento de emergencias de Europa, en Salvaterra de Miño.

Sin formación previa

No se precisa formación previa para ser piloto. Solo ser mayor de edad y superar un certificado similar al de un piloto de ultraligeros que, salvo problemas importantes de visión o cardiovasculares, no es difícil de superar.

La nueva legislación que se aprobará este año podría suponer un despegue aún mayor para Aerocámaras. Según Pereira, «en estos momentos muchas empresas no están cumpliendo la normativa provisional». «Cada semana rechazamos trabajos que otros aceptan» que incluyen, por ejemplo, sobrevolar ciudades, algo prohibido: «Hay series y programas de las principales cadenas donde se está incumpliendo claramente la legislación. Se habla de permisos especiales que no existen».

El contrato con la marca californiana surgió gracias a la misión comercial que la Diputación de Orense celebró en junio con una quincena de empresas invitadas. «En esas jornadas se nos presentaron muchas posibilidades que de otra forma habría sido difícil conseguir», señala Pereira. También establecen nuevos contactos en los encuentros promovidos por la Xunta a raíz de la iniciativa de Rozas. «Es una buena apuesta. Se están generando puestos de trabajo. De una forma u otra, todos nos estamos beneficiando de estas inversiones», asegura.