Exteriores de la vivienda donde malvivía el bebé. No había denuncias de los vecinos
Exteriores de la vivienda donde malvivía el bebé. No había denuncias de los vecinos - EFE
GALICIA

Ordenan desratizar la casa del bebé de Lugo con signos de maltrato

La Xunta se hará cargo del pequeño de dos meses, ingresado en la UCI por sus heridas

SantiagoActualizado:

Los evidentes signos de maltrato que los médicos de urgencias del Hospital Universitario de Lugo detectaron el pasado lunes al atender a un bebé de solo dos meses hicieron saltar las alarmas el pasado lunes. Antes las heridas que el pequeño mostraba en su cuerpo, con especial incidencia en la cabeza, los ojos y los oídos, sus padres fueron detenidos por un presunto delitos de malos tratos que los llevó ante el juez. La magistrada Pilar de Lara decretó libertad con una orden de alejamiento del menor, que a partir de ese momento quedó a cargo de los servicios sociales de la Xunta. Una vez activado el protocolo para este tipo de caso, la juez pidió una orden de acceso a la vivienda que habitaba esta familia y, una vez allí, quedó constatada la insalubridad del piso, del que salía un olor nauseabundo. La suciedad era tal que desde el ayuntamiento de la ciudad se ordenó la desratización y desinfección de la vivienda en la que el pequeño pasó sus primeros meses de vida.

Sobre la gravedad del caso, los responsables municipales indicaron a los medios que ahora será la empresa Clece la encargada de realizar las tareas de desinfectado en la vivienda situada en el número 23 de la calle Irmáns Carro. Según un portavoz municipal, «se está trabajando aún en lo relativo al peso de la basura acumulada», pues no hay una «cuantificación por el momento». La magnitud es tal que en la jornada del martes el ayuntamiento tuvo que reforzar los servicios de limpieza con personal de Urbaser ante la «ingente cantidad de materiales depositados» en la vivienda. Pese al grado de insalubridad demostrado, los servicios sociales del concello de Lugo indicaron que no tenían constancia de que el bebé malviviese en estas condiciones porque nadie lo había denunciado.

Familia de acogida

De forma paralela a la higienización del piso y con la tutela ya en manos públicas, el menor evoluciona de forma favorable aunque continúa hospitalizado. En cuanto reciba el alta y, siguiendo el protocolo establecido por la Xunta, «se estudiará si puede haber un acogimiento por parte de la familia extensa o si hay que ir a una familia ajena», indicó la directora xeral de Familia, Amparo González, para lo que se tendrá en cuenta la situación del «entorno» del menor. «Consideramos que el acogimiento familiar es siempre mejor para el niño», destacó ante lo urgente de la situación.

Una vez sea recibido por otra familia, se mantendrá el seguimiento al bebé, para lo que la Administración gallega trabajará en coordinación con servicios sociales, médicos y otros organismos vinculados con el menor.