Pantallazo del mensaje filtrado y atribuido al secretario de Organización de Cs Galicia, Laureano Bermejo
Pantallazo del mensaje filtrado y atribuido al secretario de Organización de Cs Galicia, Laureano Bermejo
GALICIA

Así busca Ciudadanos a desencantados del PP en Galicia

La filtración de una conversación atribuida al secretario de Organización de Galicia prueba el interés de los naranjas por reclutar en las filas populares

SantiagoActualizado:

En 2016, cuando la nueva política se estaba despojando del traje de la novedad, en Galicia se celebraron elecciones autonómicas. Se esperaba entonces un salto cualitativo de Ciudadanos. Pero los naranjas foguearon a una candidata desconocida para la mayoría de los gallegos, la periodista Cristina Losada, y plantearon una campaña errática. Si cabe, no lo fue tanto por la ausencia de mensajes que conectaran con la realidad política y social de Galicia, como por acudir a las urnas prometiendo ser la muleta de Alberto Núñez Feijóo, a quien habían elogiado en público. Los electores, como es sabido, se quedaron con el original: el actual presidente de la Xunta cosechó su tercera mayoría absoluta. Desde aquel varapalo, Ciudadanos ha hecho propósito de enmienda. Ha trabajado en cimentar una estructura orgánica, ha abierto agrupaciones en decenas de localidades y se ha conjurado para llegar a las municipales de 2019 con un proyecto e identidad reconocibles. Pero en los últimos meses han vuelto a asomar las dudas. El goteo de bajas en el PP con destino a sus filas ha eclipsado los buenos deseos y ha disparado las pistas acerca de una maniobra estudiada con anterioridad.

Muesta de que el ambiente se ha enrarecido es también la filtración de algunas conversaciones internas que, efectivamente, prueban que Ciudadanos busca con denuedo en las filas del PP. Se trata de un mensaje enviado presuntamente por el secretario de Organización autonómico, Laureano Bermejo, al grupo de whatsapp de la agrupación del partido en Lalín (Pontevedra), en el que se pide una lista de «todos aquellos cargos del PP (alcaldes o concejales) que hayan dejando el PP y quieran pasarse a Cs» y de otros que «aún no han dejado el PP» pero están igualmente interesados en cambiar de filas. La fecha del mensaje remite al 23 de julio de 2018.

Recientemente se han producido varios casos. Uno es el de Juan Manuel Diz Guedes, exconselleiro con Manuel Fraga, y futuro candidato de Ciudadanos en la localidad pontevedresa de Tui. Otro es el de José Araújo, militante del PP desde hace 27 años, exportavoz del partido en el Ayuntamiento de Orense, y cabeza de lista naranja en mayo. Y la puerta sigue abierta. Montserrat Lama, diputada provincial y concejal en Xinzo, también en Orense, comunicó el pasado miércoles su baja del PP y ha dejado en el aire la posibilidad de ingresar en Ciudadanos. Tres ejemplos que se suman a los que pudieron ser y finalmente no fueron. El más sonado, el de Javier Guerra. Exmiembro del gobierno de Feijóo, recibió la llamada de Ciudadanos para encabezar un proyecto en Vigo tras perder las primarias locales del PP. Ni en la ciudad olívica ni en La Coruña el partido ha oficializado todavía el nombre de sus candidatos a la alcaldía.

En la formación de Rivera, la respuesta a esta cuestión es siempre la misma: el partido es siempre receptivo a la captación de talento, no solo al pudiera proceder de las filas del PP, sino también al de la sociedad civil. Sin embargo, el mensaje no convence puertas adentro. El fichaje de Araújo supuso la salida inmediata de Alberto Rodríguez, responsable local del partido. El adiós se hizo público en una carta durísima por cuanto representaba Ciudadanos («la regeneración democrática, el fin de la vieja política, la eliminación de las puertas giratorias...pero parece que al final hemos cambiado nuestros ideales por las soluciones profesionales de quien siempre ha vivido, vive y vivirá de la política») y por el trato dispensado desde la organización.

Viaje de vuelta: de Cs al PP

En el PP, por su parte, existe el convencimiento de que Ciudadanos busca solo entre cargos «cabreados» que «se ven fuera» del proyecto que en estos momentos pilotan para mayo. «Es algo anecdótico», reducen: «Ha pasado siempre, en el pasado con UPyD o con el partido de Mario Conde».

Los populares ven en los naranjas a una «copia barata» de su discurso y sus ideas; una marca «sin proyecto» y «sin cuadros» que se ve abocada a recurrri a la «más vieja de las políticas»: buscar entre los militantes «desahuciados», indican.

Pese a ello, el viaje del PP a Ciudadanos también tiene viaje de vuelta. En los próximos días se incorporará una exmilitantes de Cs al PP para integrar la candidatura del ayuntamiento de Ribadeo (Lugo). Integrar; no liderar. «Esa es la gran diferencia», reivindican los populares.