Vista del acantilado donde se produjo el extraño suceso
Vista del acantilado donde se produjo el extraño suceso - GOOGLE MAPS
INVESTIGACIÓN

Misterio en Lugo: cajas de consoladores, un furgón despeñado y un conductor desaparecido

La Guardia Civil investiga el accidente de una furgoneta cargada con cajas de consoladores vacías que se despeñó por un acantilado. El conductor se hospedó en una pensión, pero ha desaparecido

SantiagoActualizado:

Los agentes de la Guardia Civil de O Vicedo, un municipio costero enclavado en plena Mariña Lucense, todavía no saben a qué atenerse. Entre manos tienen una extraña investigación que se inició el pasado sábado con la aparición de un furgón despeñado en uno de los acantilados del pueblo. En su interior no se encontró a nadie, ni siquiera había rastro de sangre. Tan solo montones de cajas de consoladores vacías que acabaron esparcidas por el lugar, para sorpresa de vecinos y curiosos. Al investigar la procedencia del vehículos, los efectivos descubrieron que se trataba de un furgón alquilado que debía ser devuelto dos días después. Su conductor es un hombre residente en Reus que alquiló el vehículo en el aeropuerto de Barcelona y que condujo hasta Galicia por razones que se desconocen. Lo único que se sabe de su paso por la Comunidad es que el Jueves Santo se hospedó en una pensión de O Vicedo donde, indica La Voz de Galicia, solicitó a la dueña que le lavase la ropa. Unas prendas que no estaban manchadas, ni rotas, ni sangradas.

Lo extraño del caso hace pensar a los agentes que el accidente se produjo incluso antes del festivo, aunque el furgón no fue localizado hasta el sábado. Se trata de una de las tesis que barajan para epxlicar el suceso, aunque no han podido contrastarlo con el conductor que, un día después de inscribirse en la pensión, desapareció. Por la agencia de alquiler los guardias civiles saben que el coche tenía que ser devuelto el domingo, algo imposible porque la furgoneta acabó totalmente destartalada tras la tortuosa caída. En el lugar quedaron las cajas vacías de consoladores que portaba en su maletero y que ahora se han convertido en casi una atracción.

Enigmas sin respuesta

Coincidiendo con el hallazgo del furgón, los servicios de emergencia pusieron en marcha un completo dispositivo de búsqueda del conductor por tierra, mar y aire ante la posibilidad de que hubiera caído al agua. Pero no hubo descubrimientos que ayudasen a aclarar si el hombre viajaba solo o en compañía de alguien en el momento del accidente. Tampoco está claro si la furgoneta se precipitó de manera accidental o si alguien la empujó desde la carretera. En O Vicedo, las dudas asaltan a los agentes. ¿Cómo cayó el coche?¿Por qué viajó su conductor a Lugo?¿Transportaba algo? y, sobre todo, ¿a dónde fue cuando abandonó la pensión?.