La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, este domingo en Santiago
La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, este domingo en Santiago - EFE
ECONOMÍA

La ministra Valerio cierra la puerta a una intervención de Alcoa: «No estamos en un régimen comunista»

La titular de Trabajo se compromete a estudiar «en profundidad» el ERE anunciado por la empresa, que pone en peligro setecientos empleos en La Coruña y Avilés

SantiagoActualizado:

«No estamos en una economía estatalizada, no estamos en un régimen comunista». Con estas palabras, la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, ha descartado este sábado la posibilidad de que el Gobierno intervenga Alcoa, la multinacional estadounidense del aluminio que ha anunciado el cierre de sus plantas en La Coruña y Avilés y el despido de sus casi setecientos trabajadores.

Presente en un acto de partido en Santiago, Valerio se ha comprometido a abordar «en un profundidad» el ERE iniciado por la compañía, pero ha cerrado la puerta su nacionalización, como habían venido sugiriendo algunos trabajadores en los últimos días, mediante la invocación del artículo 128.2 de la Constitución. La ministra además ha recalcado que su departamento trabajará para «dar una solución» al cierre. «Espero y deseo que sea satisfactoria para mejorar la situación que en este momento tienen las miles de personas afectadas», ha señalado.

Sus palabras llegan días después de que en Madrid tuviera lugar una reunión multilateral entre las ministras de Industria, Reyes Maroto, la ministra de Transición Energética, Teresa Ribera, los presidentes de Galicia y Asturias, Alberto Núñez Feijóo y Javier Fernández, y los alcaldes de las ciudades afectadas para estudiar una posición común ante la posición de Alcoa. En ese encuentro el Gobierno anunció la puesta en marcha de un paquete de medidas para las industrias electrointensivas, principalmente pensado para contribuir a la reducción del precio de la energía. El alto coste de la luz ha venido siendo un motivo recurrente en otras amenazas de cierre comunicadas por Alcoa en el pasado, como en el año 2012 y 2014. La propuesta de Galicia, de hecho, es la implantación de una tarifa estable de «como mínimo» cinco años que dé seguridad y certidumbre al sector.

El Gobierno, de momento, no ha concretado el contenido y alcance de las iniciativas, aunque Maroto recalcó el pasado jueves que será una estrategia «transversal», coordinada con otros ministerios. Por el contrario, sí ha trasladado que activará en breve la subasta por la interrumpibilidad y que se liberarán los 150 millones de euros consignados en los Presupuestos de 2018 para compensar a las electrointensivas.

En paralelo, continúan las protestas de los trabajadores. El pasado sábado, decenas de empleados de La Coruña y Asturias se concentraron en la ciudad gallega aprovechando la celebración del partido entre el Deportivo y el Real Oviedo.