Activistas de Greenpeace tras el asalto a la central de Meirama
Activistas de Greenpeace tras el asalto a la central de Meirama - TWITTER
MEDIO AMBIENTE

Miembros de Greenpeace asaltan la central de Meirama para decir «no al carbón»

La plataforma ecologista exige a Natury que cierre todas sus centrales en el año 2020, aprovechando el plazo marcado por la normativa europea

SantiagoActualizado:

Con pancartas de «Apaga el carbón» o «no al carbón», un grupo de activistas de la plataforma ecologista Greenpeace ha asaltado este viernes las instalaciones de la central térmica de Meirama (La Coruña) hasta llegar a la torre de refrigeración. La protesta tiene lugar tres días antes del inicio de la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático en Polonia, y semanas después de que el Gobierno dejara caer el cierre de la central en el año 2020.

Según Greenpeace, el acceso al interior de Meirama, propiedad de Naturgy, se ha producido de forma «pacífica». Un grupo se ha dirigido a la zona de descarga de carbón y otro, formado por escaladores, han ascendido por la torre de refrigeración con la intención de realizar «un gran dibujo de una grieta que simbolice la situación de la industria de la quema de carbón» y refleje la «necesidad de dar paso a un sistema 100 % renovable».

«Es hora de que Naturgy asuma un compromiso urgente y real en la lucha contra el cambio climático y la transición energética y anuncie que no invertirá en alargar la vida de sus térmicas de carbón y por tanto las cerrará en el año 2020 como muy tarde», ha reclamado la responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace, Tatiana Nuño. En Meirama, situada entre los concellos de Cerdeda, Ordes y Carral, trabajan entre 200 y 250 personas, unas cien de plantilla y el resto de plantillas auxiliares.

La nueva legislación europea anticontaminación establece una nureva reducción de las emisiones en el año 2020, plazo que Meirama no cumpliría a menos que se acometan inversiones como las que está recibiendo la otra central gallega, As Pontes, a cargo de Enel. El desembolso, que supera los 200 millones, permitirá alargar su vida útil hasta después de 2040.

Mientras, Natury, además de Meirama, posee centrales de carbón en Anllares (León), que comparte con Endesa, Narcea (Asturias) y La Robla (León). Greenpeace asegura que, a excepción de Anllares, cuyo cierre se anunció en 2016, la compañía todavía no ha comunicado «nada» acerca del futuro de su actividad.